Sol Quintana Roo
Hoy Escribe

LÍDERES POLÍTICOS

Jesús Belmont Vázquez

*Desaparición de zonas económicas

*Golpe al desarrollo del sur-sureste

Congreso de la Unión.- Un mes antes de que el presidente López Obrador cancelara las Zonas Económicas Especiales (ZEE), 11 empresas habían cumplido ya con los requisitos exigidos por el gobierno federal y estaban dispuestas a invertir inicialmente tres mil millones de dólares, generando alrededor de 11 mil empleos directos.

Los empresarios solamente estaban a la espera de que la Secretaría de Hacienda firmara y otorgara su aval para iniciar las obras en el sur sureste del país.

Además, había capitales comprometidos por ocho mil 600 millones de dólares mediante cartas de intención para desarrollar inversiones, principalmente en los sectores agroindustrial, acerero, químico, petroquímico, de innovación y tecnología, entre otros.

En los días previos a la cancelación de las ZEE se realizaron varias reuniones entre los representantes de los estados integrados al proyecto y Rafael Marín Mollinedo y Héctor Ramírez Reyes, titular y secretario ejecutivo de la extinta Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales, respectivamente, con la finalidad de buscar alternativas para dar continuidad al proyecto que ya tenía un importante avance en algunas entidades.

Incluso se dio un plazo para que los estados integrados en las ZEE presentaran una propuesta conjunta y que, en caso de ser necesario, se realizara la reconfiguración del proyecto que permitiera a la Secretaría de Hacienda tomar una decisión definitiva al respecto. Pero en Palacio Nacional la decisión ya estaba tomada: las ZEE irían al cesto de la basura.

El pasado 25 de abril, el presidente López Obrador dio a conocer la desaparición de las Zonas Económicas Especiales.

“Eran supuestamente para ayudar, pero nunca hicieron nada por ayudar. Hicieron negocios, compraron terrenos y derrocharon recursos, no se benefició en nada”, dijo el titular del Ejecutivo federal sobre las zonas económicas, como si se tratara de un proyecto que da resultados de la noche a la mañana.

Para los expertos en el tema, no basta con solo desaparecer la Ley Federal de las Zonas Económicas Especiales, pues se deberán emitir decretos que extingan las declaratorias de las zonas económicas y los convenios establecidos con los estados y municipios.

Lo que viene ahora es un escenario similar al de la cancelación del aeropuerto de Texcoco. Pudieran venir demandas por parte de las empresas porque existe un fundamento jurídico y legal para la creación de las ZEE, con lo que se buscó precisamente dar certidumbre a los empresarios.

Para la calificadora HR Ratings, la eliminación de las ZEE podría traer dificultades financieras a algunos estados del sur-sureste, ante la falta de recursos para implementar estrategias de crecimiento.

“Habrá estados y municipios que, con la eliminación de las ZEE, decidirán continuar con algunos planes estratégicos, por lo que la manera de financiar este tipo de proyectos podría representar presiones para las entidades que no cuenten con una buena flexibilidad financiera”, indicó la firma.

La eliminación de las ZEE dio paso a la creación del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec para integrar los puertos de Coatzacoalcos, en Veracruz, con el de Salina Cruz, en Oaxaca, y el Ferrocarril del Istmo, un proyecto del siglo pasado que ningún gobierno pudo aterrizar debido a la incertidumbre sobre su rentabilidad dada la competencia que significa el Canal de Panamá por donde se realiza gran parte del comercio transcontinental.

HR Ratings advirtió que la cancelación del programa traerá efectos financieros en las localidades donde estaba planeado, en particular, en lo referente a la inversión inconclusa, a los beneficios fiscales, a la generación de empleos, así como a las necesidades de financiamiento de los estados.

Las ZEE preveían la generación de 368 mil empleos formales y la captación de 42 mil millones de dólares de inversión.

El gobierno de la Cuarta Transformación decidió echar abajo el ambicioso proyecto, que representaba para los estados del sur-sureste una alternativa para salir del rezago ancestral que los agobia.

Related posts

LOS CAPITALES

Columnistas Invitados

DEL ABSURDO: Popularidad de AMLO en picada

Francisco Medina

PEMEX TIENE OTROS DATOS: NO HA BAJADO EL HUACHICOL

Carlos Loret de Mola

Leave a Comment