Sol Quintana Roo
Nacionales

VERDADES Y MENTIRAS (Segunda de tres partes)

STAFF SOL QUINTANA ROO

Criminalmente, el religioso Sandoval Íñiguez fue a Roma, dicen que en su ambición porque el Papa Juan Pablo II “lo tomara en cuenta a la hora de la sustitución” y dijo el ambicioso individuo que “el asesino del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo estuvo siempre en casa, pues desde la Procuraduría General de la República se ordenó el asesinato del prelado ya que éste contaba con documentación que comprometía a Carlos y Raúl Salinas de Gortari, involucrados en el narcotráfico”.

Sandoval Íñiguez entregó un documento para “comprobar que fue un crimen de Estado” y que entre los presuntos responsables de haber ejecutado y orquestado una confusión por la balacera llevada a cabo entre dos grupos de narcotraficantes, (¿No que no hubo tal tiroteo?), en el aeropuerto de la ciudad de Guadalajara, aquel 24 de mayo de 1993, se encontraban el exfiscal antidrogas, general Jesús Gutiérrez Rebollo y Jorge Carrillo Olea.

Un diario italiano señaló en su oportunidad (Junio de 2001), que el documento firmado por Sandoval advertía que un alto oficial antinarcóticos, “que no había sido identificado” (¿?), fue quien convocó a los grupos de narcos en el aeropuerto de Guadajalara donde se enfrentaron, (aquí contradijo Sandoval al gobierno de Jalisco, que afirmó en sus conclusiones que no hubo enfrentamiento), y en medio quedó el cuerpo sin vida del Cardenal Posadas.

Y de nuevo la “burra al trigo”: el primero de los grupos delictivos identificados “habría cumplido con el homicidio, el segundo habría cubierto a los sicarios y el tercer grupo aisló la zona”. Uff.

Por cierto que en el año 2001, el secretario de Gobernación, Santiago Creel Miranda, se pronunció contra la formación de una “Comisión de la Verdad”—táctica subversiva que funciona para hacer creer a la sociedad que los gobiernos mienten—en el caso Posadas, pues se debe dejar en manos del Congreso de la Unión y de las instituciones de la República, lo que pueda darse en materia de deslinde de responsabilidades, “no en un grupo o en una camarilla que quiera obtener beneficios a través de una cacería de brujas o de la venganza de tipo particular o personal”.

Negó que las supuestas revelaciones de Sandoval en el Vaticano hubiesen afectado la relación entre el Estado y la Iglesia, y según información del reportero José Luis Palacios, del periódico El Gráfico, “en el caso Posadas o en cualquier otro de interés que pudiera llegar hasta sus últimas consecuencias, el gobierno de la República sería el primero en dar el paso para que se llevara a cabo el deslinde de responsabilidades y eventualmente se aplicarían las sanciones correspondientes”.

Se tienen las instituciones como la Procuraduría General de la República, el Congreso de la Unión, los recursos del Poder Judicial de la Federación hasta los tribunales que permiten deslindar las responsabilidades por conductas ilícitas del pasado.

“Yo no creo en cacería de brujas. Yo no creo en venganzas, menos de tipo particular o de índole personal, esas cuando se han llevado a cabo en nuestro país han traído discordia, confrontación, luchas y violencia”, aseguró el secretario de Gobernación.

Cabe mencionar que el 26 de enero del año 2,000, cuando creía que “no estaba obligado a declarar ante el Ministerio Público”, Juan Sandoval Iñiguez fue invitado a colaborar y no tuvo más remedio que ir…

Se identificó con credencial para votar y quedó asentado su nombre, tener 66 años, soltero, católico, originario de Yahualica, Jalisco, en donde nació el día 28 de marzo de 1933 y ser arzobispo de Guadajalara, Jalisco.

“Diga si sabe quién es el responsable de la muerte del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo”…le indicaron.

–No sé quiénes son los autores materiales ni en concreto sé quiénes son los autores intelectuales—contestó.

“Diga entonces por qué ha manifestado en los medios de comunicación que en la Procuraduría General de la República se encubre a los responsables del homicidio, quienes, a decir de usted, son “peces gordos”…

–Sí, sí lo he declarado, fueron “peces gordos” sin saber quiénes fueron, se deduce del operativo que hubo en el aeropuerto, que es un lugar federal, donde siempre hay autoridades de diversas clases, y en relación a que ha habido encubrimiento por las irregularidades que ha habido en la investigación, no nada más en la Comisión Interinstitucional, sino desde hace años a lo largo de toda la investigación–, dijo.

O sea que Sandoval deducía que fueron “peces gordos” los que fueron encubiertos por el hecho de que en el aeropuerto “siempre hay autoridades de diversas clases” y sostenía que en tal encubrimiento incurrió la Comisión Interinstitucional de la que él mismo formó parte, así como el Congreso y el gobierno jaliscienses y a través de los obispos de Chihuahua y Cuernavaca, informó oportunamente el diarista Carlos Marín Martínez, del diario Milenio.

Y todavía destacó que lo deslumbrantemente “zafado” de la tesis del cardenal Sandoval y sus acólitos es que quisieron imponer la idea de que el gobierno de Carlos Salinas de Gortari logró que dos bandas enemigas se enfrentaran en el aeropuerto justo en el momento en que llegara el Cardenal Posadas Ocampo.

En plena balacera “coló” un tercer grupo que con el mayor aplomo se dirigió al coche del purpurado para asesinarlo, “en ese cuento de niños aficionados a las caricaturas fundamentó Sandoval su afirmación de que el de su predecesor fue un crimen de Estado”.

El tiempo pasó con rapidez. No se informó pronto que el doctor Jorge Carpizo McGregor, uno de los grandes constitucionalistas de México, a casi dos meses de ser nombrado Procurador General de la República, hizo público un breve diagnóstico sobre la PGR, a la cual en múltiples ocasiones le atribuyó los adjetivos de “maldita e infernal”.

Por primera vez se reconoció que algunos agentes del Ministerio Público y de la Policía Judicial Federal estaban involucrados y comprometidos con la delincuencia, especialmente con la del narcotráfico, que la policía carecía de preparación técnica y se encontraba mal equipada; que faltaban peritos y equipo técnico para los dictámenes periciales, que se habían perdido expedientes, que los delincuentes eran advertidos de su persecución antes de que ésta comenzara, por los propios funcionarios de la dependencia; que no existían inventarios de todos los bienes de la institución ni de aquellos que habían sido asegurados a los narcotraficantes, lo cual propiciaba una corrupción tremenda, que existían decenas y decenas de miles de averiguaciones previas sin integrar y de órdenes de presentación y de aprehensión sin ejecutar, lo que recientemente denunció el doctor Alejandro Gertz Manero…

PRIMERA PARTE: VERDADES Y MENTIRAS

Related posts

GIRAN ORDEN DE APREHENSIÓN CONTRA ANTONIO TAREK ABDALÁ, EXTESORERO DE JAVIER DUARTE

Información

EJECUTAN A PADRE E HIJO SOBRE LA AUTOPISTA MÉXICO-CUERNAVACA

Información

SE UNE GENDARMERÍA A PARO DE FEDERALES

Información

Leave a Comment