Sol Quintana Roo
Nacionales

VERDADES Y MENTIRAS (Primera de tres partes)

(2)

STAFF SOL QUINTANA ROO

Ciudad de México.- Al paso del tiempo y con lamentable obsesión de políticos locales, principalmente por el fanatismo del religioso Juan Sandoval Íñiguez, a quien no le desagradaba que sus amigos le llamaran “Juan XXIV”, (se aproximaba el retiro del Papa Juan Pablo II), la extraordinaria investigación realizada por la PGR (hoy Fiscalía General de la República) en menos de un mes, averiguación de la que surgió la hipótesis mejor fundamentada en pruebas y solamente pruebas, (El Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo fue victimado en medio de un tiroteo entre bandas de narcotraficantes), fue ridiculizada y combatida inútilmente hasta ahora.

El gobierno del estado de Jalisco publicó su versión y posición oficial respecto a la investigación del homicidio del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, agradeciendo a “los pastores de la Iglesia Católica” su interés y participación en el estudio de las constancias “para conocer la verdad”.

Y, enfatizó que la “investigación de la PGR fue precipitada, deficiente, manipulada, y orientada desde el principio para imponer la tesis de la confusión”.

Agregó que un grupo interinstitucional concluyó que “efectivamente, el ataque en contra del Cardenal fue directo, a corta distancia y su vehículo no quedó en medio de dos grupos que se dispararan”.

Sostuvo lamentablemente que “a pesar de que los gatilleros de Ramón y Javier Arellano Félix y los de”El Chapo” Guzmán coincidieron en el aeropuerto, NO HUBO NINGÚN VERDADERO ENFRENTAMIENTO” (¿?).

Además, que la banda del Barrio Logan, (contratada en Estados Unidos para asesinar a “El Chapo” Guzmán), “se encontraba desarmada en un avión o en aerocar cuando sucedieron los hechos”. (¿?)..

Y la más absurda conclusión del gobierno del estado de Jalisco: “Fue un homicidio premeditado para atentar específicamente contra la vida del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, haciendo coincidir a dos grupos de narcotraficantes para provocar un enfrentamiento y en medio de la confusión, CON UN TERCER GRUPO, dar muerte al religioso”. (¿Entonces SI HUBO ENFRENTAMIENTO?).

El gobierno jalisciense volvió a insistir en que “en el aeropuerto alguien hizo coincidir a las bandas de narcotraficantes de “El Chapo” Guzmán y los Arellano Félix, en tanto que un tercer grupo ejecutor dio muerte al Cardenal Posadas, generándose DESPUÉS la confusión”.

Lo que no pensaron los redactores del documento sobre la posición del gobierno de Jalisco, fue que tenía grandes contradicciones… Por ejemplo, si se contrató a la banda Logan para el enfrentamiento distractor (que supuestamente no hubo), ¿Qué caso tenía que esos matones, desarmados, se mantuvieran en el avión que partiría hacia Tijuana, “cuando sucedieron los hechos”?

En las pocas verdades que contiene el documento oficial jalisciense, destaca el párrafo que se refiere (página 74), a la declaración del capitán Humberto Montenegro: “Es importante señalar que gente de Guzmán o de Amado Carrillo, así como gente de los Arellano Félix, ambas bandas se vigilaban, ambas se vieron mezcladas, infiltradas, como se dice vulgarmente “bateaban de los dos lados”, entre ellos algunos individuos se pasaban datos, se daban información y contrainformación”.

Sobre todo enfatizaban las autoridades de Jalisco que de ninguna manera pudieron confundir los criminales a “El Chapo” Guzmán con el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, eran personas muy diferentes… Confusión que jamás expresó la PGR en aquellos primeros 30 días de investigación, cuando fueron arrestadas cerca de 50 sospechosos y presuntos responsables, además del decomiso de un arsenal asombroso y muchísimas “casas de seguridad”, dotadas de blindaje y equipos electrónicos de última generación, para cuestiones de alarma antipolicial y espionaje en general, así como gran cantidad de autos blindados.

También se equivocaron el gobierno de Jalisco y el religioso Juan Sandoval Íñiguez al dar por cierto el hurto de “un sobre amarillo tipo oficio, que fue sacado de la cajuela entreabierta del Grand Marquis blanco, donde yacían los cuerpos del Cardenal Posadas y el de su chofer”.

Ya en las invenciones de los investigadores partidarios de Sandoval, el sobre amarillo se transformó en “el portafolios de Posadas, donde traía las pruebas que involucraban al presidente Carlos Salinas de Gortari con narcotraficantes”.

Obviamente, el rumor fue desmentido con pruebas: El portafolios del Cardenal Posadas estaba en su domicilio, no lo llevó al aeropuerto y jamás contuvo “documentos comprometedores”.

La religiosa Felisa Sánchez, quien trabajó al servicio de Posadas durante diez años, declaró oficialmente la verdad y ella misma dio toda clase de detalles sobre el lugar donde Posadas depositaba sus portafolios, donde lo guardaba, etc.

Related posts

LOCALIZAN CUATRO CADÁVERES EN BRECHA DE CHAPALA

Información

GOBERNADOR DE CAMPECHE PIDE LICENCIA AL CARGO

Información

JULIO VIOLENTO: ¡1,051 EJECUTADOS!

Información

Leave a Comment