*La ex presidenta municipal de Solidaridad saqueó las arcas municipales a su antojo, acto que no le importa a Laura Beristáin, quien está más preocupada en protegerlos que encararlos.

 *La tortilla se adquirió la empresa Yum Tzil Mejah S.A. de C.V. (Tortillería “Kiwaa”) y a la persona física de Jaime Valencia García, para el consumo de custodios e internos de la cárcel municipal.

 *Cada una de ellas recibió un contrato por 9 meses, mismo que firmó María Cristina Torres Gómez en su calidad de presidenta municipal, con lo que se cerró el estrafalario contrato de fécula de maíz.

STAFF SOL QUINTANA ROO

Playa del Carmen.-Laura Esther Beristáin Navarrete, presidenta municipal de Solidaridad, continúa “deshojando la margarita” y más preocupada porque su huésped en el Centro de Reinserción Municipal de Playa del Carmen, José Mauricio Góngora Escalante, esté bien atendido que encarar a su antecesora María Cristina Torres Gómez, quien al igual que el priista se dedicó a robarse el dinero de las arcas municipales.

 Ejemplo claro: La adquisición de tortillas para el consumo de los custodios e internos del Centro de Retención Municipal para lo cual pagó 2 millones 320 mil a la empresa Yum Tzil Mejah S.A. de C.V., mejor conocida como Tortillería “Kiwaa” y a la persona física de Jaime Valencia García. Cada una de ellas recibió un contrato por nueve meses, mismo que firmó María Cristina Torres Gómez en su calidad de presidenta municipal, con lo que se cerró el estrafalario contrato de la fécula de maíz.

 De acuerdo con el contrato HAS/OM/ADQ/LRP/004/2018, quien será diputada plurinominal en la XVI Legislatura del Congreso del estado de Quintana Roo, la contratación fue por 900 mil pesos, monto que no coincide en lo absoluto con las cifras que fueron plasmadas en el portal de Transparencia.

Asimismo, se muestra el contrato HAS/OM/ADQ/LRP/003/2018 con la empresa Yum Tzil Mejah S.A. de C.V., en cuyo contrato al igual que el otro no coinciden los montos. Es decir, en esta ocasión se estipula un millón 100 mil pesos…

Al parecer, Laura Esther Beristáin Navarrete está más concentrada en ver la forma de colocar en puestos políticos a sus hermanos, Luz María y Juan Carlos, éste último perdedor en las pasadas elecciones, que enfrentar a su antecesora y exigirles cuentas claras.

 A  casi un año de su gobierno las cosas siguen iguales, continúa comprando medios de comunicación para dar a conocer su “agenda” que en nada a ayudado a Solidaridad, y dejar libres a quienes tanto dañaron al municipio. Protege abiertamente a Mauricio Góngora y tiene miedo de encarar a Cristina Torres, quien será parte de la XVI Legislatura del Congreso del estado de Quintana Roo.

Dejar respuesta