STAFF SOL QUINTANA ROO

Cerca de las 04:00 horas de este miércoles, elementos de la Policía Federal tomaron las instalaciones del Centro de Mando, ubicado en Iztapalapa, para manifestarse en contra de su traslado a la Guardia Nacional, pues señalan que perderán sus derechos laborales.

​“La Guardia Nacional se aprobó en base a una formación civil y todos estamos siendo evaluados bajo estándares militares y por militares, lo cual no aceptamos; además nosotros tenemos un órgano que es IDEPOL, qué bien nos podía evaluar como policías o como civiles”, dijo uno de los elementos en conferencia de prensa.

 A las 09:00 horas se desplazarán en autobuses rumbo a Palacio Nacional en espera de ser atendidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los efectivos exigieron de manera inmediata que quienes no formen parte de la Guardia Nacional reciban su indemnización al 100 por ciento a partir de sus sueldos líquidos y que no haya represalias para aquéllos elementos que continúen en seguridad pública, y sobre todo, que no haya represalias en la Plataforma México.

Los manifestantes solicitaron que los elementos que fueron “sacados de Migración” se integren al Centro de Mando de la Policía para que tengan los mismos derechos y aseguraron que la Secretaría de la Defensa Nacional les cobra la comida.

 “La famosa ‘operatividad’ se paga bajo concepto de cuotas diarias para gastos de operación”, aseguraron mientras que ahora, quienes están desplegados, tienen que pagar alimentación, lavandería y equipo; “muchos gastos que los mandos no les reconocen”.

Los policías solicitaron apoyo jurídico para sus compañeros que están en la incertidumbre laboral.

  Conrado dijo que confían en que obtengan soluciones o de lo contrario, endurecerán las protestas; “No sabemos si vamos a bloquear Periférico; estamos esperando”.

Asimismo, en la protesta los policías agredieron a la coordinadora operativa de la Guardia Nacional (GN), Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, cuando llegó a la sede policial.

La coordinadora, exalto mando de la PF, fue recibida con gritos de «traidora» y a empujones le impidieron el acceso a las instalaciones, donde intentaba dialogar con los uniformados.

Anuncios

Dejar respuesta