*Para beneficiar a empresarios “carnales” y quedarse con millonarias cantidades de dinero (diezmos)la presidente municipal de Benito Juárez, entrega contratos para limpiar y perforar pozos de absorción que ya habían recibido mantenimiento.

*La mayor parte de los trabajos que entregó la alcaldesa María Elena Hermelinda Lezama Espinosa a la empresa “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.” debería realizarlos la compañía ecocida Desarrollos Hidráulicos de Cancún SA de CV mejor conocida como AGUAKAN

STAFF SOL QUINTANA ROO

CANCÚN.- El gobierno de María Elena Hermelinda Lezama Espinoza entregó millonarios recursos a empresas “carnales” y con negros antecedentes, pero lo peor es que le otorgó jugosos contratos a “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.” propiedad de uno de sus correligionarios petistas para realizar trabajos que ya se habían realizado y que corresponden a la compañía Desarrollos Hidráulicos de Cancún SA de CV, mejor conocida como Aguakan.

Lo lamentable del caso es que, para justificar los desembolsos de 56 millones 772 mil 894 pesos, asignados a “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.”, propiedad de Moisés Abdías Caamal Martínez, con cédula profesional 7384110, la alcaldesa Hermelinda ordenó repetir los mismos trabajos de perforación, desazolve de 300 pozos de absorción, así como la limpieza de bóvedas areneros e interconexiones del sistema de drenaje pluvial.

Según el portal de transparencia, los contratos otorgados a Caamal Martínez, militante del Partido del Trabajo (PT) desde 2013 y con residencia en Cancún, están fechados el pasado 28 de febrero de 2019 y el 25 de marzo de 2019, ambos producto de licitaciones públicas.

El número de los contratos que le fueron otorgados a la empresa “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.” son los MBJ-OFM-DRM-084-2019 y MBJ-OFM-DRM-096-2019, por 33 millones 404 mil 694 pesos, para realizar trabajos de desazolve y retiro de lodo de pozos de absorción; y, y por 23 millones 368 mil 200 pesos para limpiar bóvedas areneros e interconexiones del sistema de drenaje pluvial.

Lo dudoso de los contratos es que la empresa fue contratada para realizar trabajos que se realizaron justo al inicio de la administración de María Elena Hermelinda Lezama Espinosa, así lo dio a conocer la dependencia encargada.

En diciembre pasado, la Secretaría Municipal de Obras Públicas y Servicios del Ayuntamiento de Benito Juárez, informó que durante los meses de noviembre y diciembre de 2018, la administración de María Elena Hermelinda Lezama Espinoza perforó, desazolvó y retiró lodo en más de 300 pozos de absorción de ese polo turístico, con una inversión de 15 millones 731 mil 619.55 pesos.

En esos meses, detalló, el primer contrato fue por un monto total de cinco millones 062 mil 799.32 pesos, el 30 de noviembre del año pasado a favor de la empresa Construcciones Lope, S.A. de C.V., por la perforación y desazolve de pozos de absorción etapa dos, sin especificar el número de acciones.

El 4 de diciembre se signó el contrato número MBJ-OFM-DRM-0073-2018, con la empresa “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.”, por la cantidad de seis millones 718 mil 140 pesos por los trabajos de desazolve y retiro de lodo de pozos de absorción.

Está misma empresa trabajó en el desazolve de 300 pozos de hasta 33 metros de profundidad con máquina perforadora rotatoria y barrera tricónica, así como detergente biodegradable, además del desazolve de 40 pozos de 33 a 45 metros de profundidad.

Sin embargo, para justificar el actual contrato con la empresa “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.”, propiedad del petista Moisés Abdías Caamal Martínez, de nueva cuenta mandó perforar, desazolvar, y retirar lodo de los mismos 300 pozos en los que supuestamente se trabajó entre noviembre y diciembre del año pasado.

En un recorrido por las zonas en donde supuestamente la empresa “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.” tendría que estar realizando los trabajos de desazolve, retiro de lodo de pozos de absorción, limpiar bóvedas areneros e interconexiones del sistema de drenaje pluvial no se están realizando.

Mientras el ayuntamiento de Benito Juárez niega servicios de primera necesidad a los habitantes, o habilita las áreas de equipamiento o parques, la alcaldesa prefiere entregar las millonarias cantidades de dinero a sus amigos y para obtener el anhelado diezmo que es ya de 30 por ciento del total a pagar.

Es decir que de los 56 millones 772 mil 894 pesos, de esa cantidad se reparten las autoridades alrededor de 18 millones de pesos sin polvo y paja, mientras que los policías no tienen patrullas, uniformes y en el mayor de los casos ni para comer.

Otras de las anomalías que se registran con estos contratos, según documenta Sol Quintana Roo, es que la mayor parte de los servicios que presuntamente ordenó la Dirección General de Servicios Públicos Municipales de Benito Juárez le corresponden a la empresa Desarrollos Hidráulicos de Cancún SA de CV mejor conocido como Aguakan.

Con estos hechos se vuelve a demostrar que Aguakan no invierte un solo peso de las millonarias cantidades de dinero que se lleva cada mes por el supuesto servicio que ofrece de abastecer de agua potable a los cancunenses y por darle el debido mantenimiento al alcantarillado. Y aunque la empresa niegue que le corresponde a ella la limpieza y construcción de los pozos de absorción, la falta de mantenimiento y ampliación de la red de drenaje sigue intacta desde hace más de 10 años.

Es decir que si Aguakan ampliaría su red de drenaje y diera mantenimiento al alcantarillado no habría problema de que se taparan las coladeras con la supuesta basura que tiran los ciudadanos que es el villano favorito de tanto del Ayuntamiento que dirige Mara Lezama como de Aguakan.

Ambas se la pasan culpando a los ciudadanos para robarse el dinero y peor aún para no trabajar y mucho menos invertir en infraestructura.

Una de las anomalías es que empresa “Cimientos del Caribe Mexicano, S.A. de C.V.” tiene origen notarial con Raymundo Eduardo Cruz Aguilar, quien es señalado por dedicarse a cometer una serie de arbitrariedades que le podrían valer varias denuncias penales.

Raymundo Eduardo Cruz Aguilar, para mayores referencias, ha tenido a su cargo la notaría de Juan Carlos Moreno Guillén, presidente del Tribunal Burocrático. Resulta que el “notario sustituto”, domiciliado en el Barrio de Guadalupe, en Comitán, ha sido demandado por falsificación de documentos, pero además se ha “clavado” los impuestos que debería reportar al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Se especula que el “notario sustituto” también está metido en un problema de venta de lotes irregulares en Tuxtla Gutiérrez, cuya “bomba” podría estallar pronto.
En el municipio de Tecpatán, el mismo personaje habría enfrentado la misma situación, además de que en alguna ocasión le exhibieron en Internet porque, ante un problema con unos clientes, “sacó pistola”.

Con estos “carnales”, la presidente municipal María Elena Hermelinda Lezama Espinosa está haciendo mal uso del dinero del pueblo que ya no aguanta más a los políticos y empresarios corruptos.

Anuncios

Dejar respuesta