Sol Quintana Roo
Hoy Escribe

COLUMNA POLÍTICA DEL SOL

POR LOS PASILLOS DEL CONGRESO

STAFF SOL QUINTANA ROO

Fuertes acusaciones están circulando en contra del Director de Seguridad del Senado, Demetrio Fidel Ortíz Barragán; y esta vez, no es por la ineptitud e incapacidad que anteriormente le ha costado la destitución de altos cargos, sino por el hecho que estaría vinculado también con el caso de los estudiantes desaparecidos y asesinados de Ayotzinapa.

Han surgido nuevos señalamientos que vinculan al Director de seguridad del Senado, con el Caso Ayotzinapa; el medio La Verdad, realizó una recopilación con múltiples señalamientos en redes sociales, donde se afirma que Demetrio Ortiz, tiene pleno conocimiento del paradero final de los estudiantes.

«En redes sociales, así como familiares de los estudiantes normalistas desaparecidos sostuvieron que a dos meses de cumplirse cinco años de estos lamentables hechos (26 de septiembre de 2014), el director de Seguridad y Resguardo del Senado, Demetrio Fidel Ortiz Barragán, es “pieza clave” para localizar a los 43 de Ayotzinapa, Guerrero.»

Sin duda que la opinión pública merece una explicación del senador Ricardo Monreal, para aclarar, porqué a pesar de tales antecedentes, en vez de ser investigado, Demetrio Ortíz, continúa siendo su protegido, y también el encargado de un cargo esencial para la seguridad nacional.

La reforma laboral del 1º de mayo de 2019 representa un duro golpe a los trabajadores debido a que anula la contratación colectiva de primera vez y el derecho de huelga como medio para lograrla. Su objetivo fue terminar con los contratos colectivos de protección, causantes de corrupción, violencia y bajos salarios, pero su redacción pretende lo contrario.

En un contrasentido, con motivo de la reforma laboral, en los últimos meses, ha crecido la industria de los Contratos Colectivos de protección. Los dueños de los registros sindicales que se dedican a este tipo de negocios se ponen en barata para que ningún patrón se quede sin la protección.

COLUMNA SOL QUINTANA ROO

Popularmente se dice que aquella persona que siempre quiere tener la razón, es una persona infeliz. Y es real, todos debemos entender que no siempre podemos tener la razón y ser dueños de la verdad.

Es el caso del presidente López Obrador, quien siempre quiere tener la razón, se siente dueño de la verdad absoluta. ¿Será un hombre feliz?

Cuando escucha cifras, estadísticas o previsiones en materia económica y no le agradan los pronósticos, se irrita e inmediatamente las desmiente, alegando tener sus propios datos. Nunca reconoce que puede estar equivocado.

Si el IMSS y el INEGI, dan cifras del crecimiento del desempleo, los desmiente y alega que él tiene otros datos; si el Banco de México y analistas de la banca privada dicen que está en puerta una recesión, igual, los objeta y dice que todo va bien y que la economía de México crecerá.

Él vive en “Pejelandia”, donde todo es color de rosa y sabor a miel. Ni qué decir con los medios de comunicación que no le aplaudimos sus errores. Están los casos de Proceso y Reforma.

Pero las opiniones de los especialistas cuentan, y mucho. Citibanamex informó que en un marcado contraste con las recesiones de los últimos 25 años, esta vez no hay un choque económico importante desde el exterior, ni desequilibrios financieros significativos que deban corregirse.

Según el organismo bancario, el escenario de bajo crecimiento que se prevé está esencialmente impulsado por factores locales.

Palabras más palabras menos, el análisis de Citi sobre la economía nacional, le atribuye a factores internos la recesión económica en puerta que más temprano que tarde habrá de darse a conocer por organismos especializados, entre ellos por supuesto el Banco de México.

Para Citi, la economía del país se estancó en la primera mitad del año y no se proyecta ningún repunte.

Por ello, revisó a la baja sus previsiones de crecimiento anual del PIB de 0.9 por ciento a 0.2 por ciento para 2019 y de 1.5 por ciento a 1.2 por ciento para 2020.

Destacó que el repunte que se esperaba ver en el segundo cuarto del año nunca se mostró y el escenario adverso está impulsado mayormente por factores internos.

Un día antes de las estimaciones de la institución bancaria sobre el futuro de la economía mexicana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo también su proyección de crecimiento económico para México.

Este año será de 0.9 por ciento, cuando en abril pasado había pronosticado 1.6 por ciento.

La considerable revisión a la baja de 0.7 unidades para este año refleja las rebajas de las calificaciones crediticias de México, donde la inversión sigue siendo débil y el consumo privado se ha desacelerado, como resultado de la incertidumbre en torno a las políticas, el deterioro de la confianza y el aumento de los costos de endeudamiento, que podrían seguir aumentando tras la reciente rebaja de la calificación soberana, explicó el FMI.

Como era de esperarse, el presidente López Obrador se irritó y dijo que para él México crecerá dos por ciento este año.

“Yo sigo igual. No le tengo mucha confianza a esos organismos, pues fueron los que impusieron la política neoliberal que causó una desgracia a México. Todos esos organismos deberían pedir disculpa al pueblo de México y hacer autocrítica”. El señor de Palacio Nacional no ve ni oye, solo a aquellos que lo adulan y veneran.

Related posts

DESAFÍO

Rafael Loret de Mola

“HISTORIAS DE REPORTERO”, EN SOL QUINTANA ROO

Carlos Loret de Mola

SIN LÍNEA

José Sanchez

Leave a Comment