STAFF SOL QUINTANA ROO

Al menos 52 reclusos murieron durante un motín desatado en una cárcel de la localidad brasileña de Altamira, en el norte del país sudamericano, según un balance de víctimas divulgado este lunes por la autoridad penitenciaria del estado de Pará.

El motín se originó a las 7.00 (hora local) de este lunes, cuando un grupo de presos entró en otro módulo donde permanecían recluidos miembros de una facción rival. Las autoridades han confirmado que al menos 16 personas fueron decapitadas, mientras que un número indeterminado falleció por un fuego provocado, según ‘O Globo’ y G1.

Asimismo, un vocero de la Superintendencia de Prisiones de Pará, señaló que “dos guardias fueron tomados como rehenes, pero ya fueron liberados».

Anuncios

Dejar respuesta