STAFF SOL QUINTANA ROO

Cuatro presos que participaron en la masacre que dejó al menos 58 muertos en una cárcel de Altamira, fueron asesinados en el interior de un autobús cuando eran transferidos a otro centro penitenciario de la región, informaron este miércoles fuentes oficiales. 

Un vehículo partió en la tarde del martes de la cárcel de Altamira con un total de 30 reclusos, esposados y divididos en cuatro compartimentos, con destino a otro penal, en la ciudad de Marabá, situada a unos 500 kilómetros de distancia. 

Durante el trayecto, cuatro de ellos, al parecer miembros de la facción criminal que orquestó el ataque en Altamira, fueron asesinados por asfixia, según un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública y Defensa Social (Segup) del amazónico estado de Pará. 

​Las autoridades solo se dieron cuenta de los crímenes al llegar a Marabá. 

El camión en el que fueron trasladados tenía capacidad para 40 personas, pero no estaba equipado con celdas individuales para cada uno de los internos, ya que la gobernación no dispone de este tipo de vehículos, de acuerdo con la nota. 

Los otros 26 presos que se encontraban en el vehículo fueron distribuidos en un centro penitenciario de Marabá en celdas de aislamiento. 

Como se recordará, 58 reclusos fallecieron el pasado lunes durante un motín desatado en una cárcel de la localidad brasileña de Altamira, en el norte del país sudamericano

El motín se originó a las 7:00 (hora local), cuando un grupo de presos entró en otro módulo donde permanecían recluidos miembros de una facción rival. Las autoridades confirmaron que 16 personas fueron decapitadas, y el resto murió debido al humo que se propagó por el complejo después de que los atacantes prendieran fuego a un pabellón.

Anuncios

Dejar respuesta