*Se cumple un año del robo perpetrado a Sol Quintana Roo y mes y medio de que fueron halladas las cajas fuertes en terrenos de la Expofer, mientras que la FGE evade responsabilidad judicial.

*Hasta el momento, las autoridades locales encargadas de impartir justicia no han presentado avance alguno sobre el hecho suscitado la madrugada del 27 de septiembre de 2018.

*Han demostrado apatía ante el caso, pese a que esta Casa Editorial entregó todo tipo de evidencias y pruebas flagrantes del autor intelectual y materiales del robo perpetrado.

*En videos, fotografías y hasta testimonio de Luis Miguel Alegría Ríos -quien entregó las llaves a sus parientes- se muestran rostros de quienes ingresaron al edificio.

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal.- La ineficiencia, ineficacia y falta de compromiso de la Fiscalía General de Quintana Roo (FGE) con los quintanarroenses ha dado como resultado una nula credibilidad y confianza sobre su actuar.

Hoy, 27 de septiembre, se cumple un año del robo sufrido en las oficinas del periódico Sol Quintana Roo y mes y medio de que fueron halladas las cajas fuertes en los terrenos aledaños a la Expofer, mientras que la Fiscalía General de Quintana Roo evaden toda responsabilidad judicial.

Las investigaciones están estancadas, sin investigación rutinaria, ni mucho menos seguimiento al caso, esto desde que el ex chofer de Sol Quintana Roo, Luis Miguel Alegría Ríos, orquestara en contubernio de sus familiares y amigos ingresar a sus instalaciones y robarse un botín de 600 mil pesos en efectivo, herramientas de trabajo y artículos personales de quienes laboramos en dichas oficinas.

Ante este hecho, la FGE ha mostrado apatía, pese a que esta Casa Editorial entregó todo tipo de evidencias y pruebas flagrantes a las autoridades, quienes, al parecer, han abandonado las investigaciones.

La ineficiencia sigue siendo la misma. No hay avance en las investigaciones o reporte alguno hacia nuestro periódico por parte de la dependencia, esto pese a habérsele entregado todo tipo de evidencias sobre el robo, las autoridades estatales no arrojan resultado alguno.

Hasta el momento, las autoridades locales encargadas de impartir justicia no han presentado avance alguno sobre el hecho suscitado la madrugada del 27 de septiembre de 2018.

Se aportaron videos, fotografías y hasta el testimonio de Luis Miguel Alegría Ríos -quien entregó las llaves a sus parientes-, donde se muestran los rostros de quienes ingresaron al edificio y que siguen libres.

Como se recordará, luego de la denuncia formal se le entregó a la FGE pruebas fehacientes que incriminaban al actor intelectual y materiales, quienes sustrajeron dinero en efectivo, herramientas de trabajo y artículos personales de quienes laboran en dichas oficinas.

El fiscal del Estado, Óscar Montes de Oca, hasta el momento no ha informado sobre el caso a los directivos de este medio informativo.

HISTORIAL

Como se recordará, el hecho se suscitó el 27 de septiembre de 2018, cuando un grupo de parientes del ex chofer de este medio informativo (Luis Miguel Alegría Ríos), irrumpieron en las instalaciones de donde sustrajeron dinero en efectivo y diversos artículos.

Según las indagatorias, realizadas por esta Casa Editorial, en el robo habrían participado un autor intelectual y cinco autores materiales:

El primero, Luis Miguel Alegría Ríos, de quien fungiera como chofer y asistente de la Dirección General de este periódico, fue el que urdió el lamentable atraco en casa de su madre junto a sus parientes cómplices, al calor de las bebidas alcohólicas, de acuerdo a una fuente confidencial.

Alegría Ríos, continúa viviendo en Chetumal (antes del robo lo hacía en el fraccionamiento Las Américas), es originario de Pichucalco, Chiapas, y era empleado de confianza donde acumulaba más de un año laborando.

Además de Luis Miguel, también participó en los hechos referidos su hermana Candelaria del Carmen Alegría Ríos, y originaria de la misma región chiapaneca.


Candelaria es pasante de licenciatura por la Universidad de Quintana Roo y se dedica al comercio, pues tiene una lavandería en Forjadores, con domicilio en Erick Paolo Martínez número 16 entre Aarón Merino y Calzada Villareal del fraccionamiento Maya Real, según se desprende de las indagatorias.

HERMANOS Y CÓMPLICES

En información obtenida por este periódico se confirma que ambos hermanos son socios de dicha lavandería con denominación social “Lava Class”, donde se habría planeado el asalto a esta Casa Editorial y también el lugar al que arribó el grupo de ladrones la madrugada del pasado ‪27 de septiembre, luego de ejecutar el robo.

Otra de las autoras materiales es Soledad Ríos Hernández, soltera, según consta en los archivos del Registro Civil a los que se tuvo acceso.

La mujer también es originaria de Tectapan, Pichucalco, Chiapas, y tiene su domicilio en el mismo sitio que alberga el negocio de lavandería familiar mencionada.

Además ‪de las dos mujeres mencionadas, también formó parte de la banda una mujer de nombre Andrea Mora González, quien también residía en la lavandería familiar y que fue clave en toda esta trama.

Según la pesquisa a la que se tuvo acceso, Andrea, quien es madre soltera, habría trabajado en la cadena de tiendas Aurrera en esta ciudad de Chetumal hace cuatro años.

Sin embargo, trascendió que ella es originaria de Tijuana y antes de llegar a Quintana Roo tenía su domicilio en la colonia Santa Fe, de aquella fronteriza ciudad baja californiana.

Otro de los familiares del autor intelectual de la agresión contra este periódico, que también participó en los hechos, es su tío Marcos Ríos Hernández.

Marcos también es originario de Tectapan municipio de Pichucalco en el vecino estado de Chiapas y según las indagatorias es padre de un menor de edad.

Otro de los autores materiales es un sujeto de nombre Andrés Álvarez alias “El Serrucho”, originario de Tamulté, Tabasco, de oficio corredor de caballos, quien aparentemente no guarda parentesco con los otros participantes.

INVOLUCRADOS, TAMBIÉN SU ESPOSA Y SUEGRO

El automóvil tipo Tsuru color blanco marca Nissan con vidrios polarizados en donde Luis Miguel Alegría Ríos operó el robo es propiedad de su esposa y no del papá de ésta, revela parte de la indagatoria de campo realizada por este periódico.

De acuerdo a los datos obtenidos por los periodistas de investigación de este medio de comunicación, uno de los dos autos compactos donde se trasladó una parte del grupo de delincuentes durante la logística del robo habría sido facilitado por la mujer del autor intelectual de nombre Yuri Hernández; el otro carro es un Focus color rojo que aún no ha sido localizado.

ESTABA ENTERADA DE TODO

Lo cual indica y comprueba que ella tenía conocimiento de toda la planeación del operativo montado para perpetrar el atraco, además de conocer con anterioridad del uso que se le iba a dar a su automóvil Nissan durante ese jueves a primeras horas ‪de la mañana.

Una de las claras evidencias que alimentaron dicha sospecha es que esa madrugada el carro Tsuru no regresó a la casa familiar, sino que fue a parar a la casa del suegro de Alegría Ríos y papá de Yuri de nombre Artemio Hernández, según las pruebas recabadas.

La justicia en Quintana Roo deja mucho que desear, puesto que este medio informativo, de manera continua, ha proporcionado datos y sitios donde se ocultan y están resguardados quienes robaron a Sol Quintana Roo.

EN AGOSTO APARECEN CAJAS DE SEGURIDAD

El pasado 16 de agosto, luego de casi 11 meses de haberse cometido el artero robo a Sol Quintana Roo, “aparecieron” las cajas fuertes que fueron sustraídas de las oficinas ubicadas la avenida Revolución esquina Álvaro Obregón No. 500, el 27 de septiembre de 2018.

LEER TAMBIÉN: “APARECEN” LAS CAJAS FUERTES ROBADAS A SOL QUINTANA ROO

Las cajas, de acuerdo con información obtenida en el lugar de los hechos, se encontraban abiertas y con sólo con un fardo de billetes de 500 pesos que al final contabilizaron 32 mil 500 pesos, de acuerdo al conteo realizado por las autoridades luego de la inspección ocular y de campo.

Las cajas fueron halladas en la zona de la sabana, ubicada a unos cuantos metros del estacionamiento de la Expofer sobre la Insurgentes, donde supuestamente fueron abandonadas y halladas esta mañana por personas que realizaban la limpieza en dicho sitio, que hoy se encuentra casi seco.

Dejar respuesta