Francisco Medina/ Sol Quintana Roo


Mucha controversia está causando una información que circulo después del desayuno que tuvieron generales retirados de la Secretaría de la Defensa con su jefe supremo, Crecencio Sandoval en las instalaciones del Campo Marte y en donde trascendió que dijo no estar de acuerdo con lo que está pasando, en un discurso con clara lealtad para el Comandante Supremo, Andrés Manuel López Obrador, pero con un tono de profunda preocupación.
El honor herido obliga a tomar medidas drásticas, una de ellas sin ser formalizada: “Si la situación se agrava nos reuniremos en el Campo Marte todos los generales para tomar medidas drásticas”, dijo.


De acuerdo con el portal de Hugo Paez, la reunión de generales Diplomados del Estado Mayor en activo y retirados tuvo especial interés por los acontecimientos del jueves 17 de octubre en Culiacán Sinaloa, donde las Fuerzas Armadas sufrieron una vergonzosa derrota, medido en el pulso de la opinión pública.


De acuerdo con el portal de Hugo Paez, la reunión de generales Diplomados del Estado Mayor en activo y retirados tuvo especial interés por los acontecimientos del jueves 17 de octubre en Culiacán Sinaloa, donde las Fuerzas Armadas sufrieron una vergonzosa derrota, medido en el pulso de la opinión pública.


El general Gaytán, designado por los asistentes como el vocero de ese momento pronunció palabras más firmes, por el sentir de sus pares: La Nación está en riesgo.
La plática en las mesas, con asistencia de más de mil militares, gravitó sobre la salida de familias de militares de la Unidad Habitacional de Culiacán Sinaloa y la humillación al Ejército.


La captura y liberación de Ovidio Guzmán López es considerada una ofensiva derrota en deshonra de las Fuerzas Armadas. Caras largas y desencajadas se podían apreciar en el desayuno de este martes en el Salón República en la Secretaría de la Defensa Nacional, convocado por el General Secretario, Luis Crescencio Sandoval.


El jueves en Culiacán los ciudadanos aterrorizados estuvieron bajo alto riesgo de la violencia del Cártel de Sinaloa y los herederos de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” detenido en Estados Unidos, purgando una pena que para efectos prácticos es cadena perpetua.


Sin embargo, de acuerdo Isabel Arvide para EstadoMayor.mx (blog de información militar y seguridad nacional) estos desayunos tienen como objeto un acercamiento con el alto mando. Y la verdadera intención del general Luis Cresencio Sandoval es concederles importancia, escucharlos, tenerlos cerca. Lo que no había sucedido en varios años.
El desayuno de este martes fue uno más de los que ha encabezado el general Sandoval. De cara a los hechos recientes en Culiacán, Sinaloa, los discursos oficiales fueron distintos.
Con la solemnidad propia del uniforme.


El orador por los generales retirados fue el general de división Carlos Gaytán Ochoa. Un hombre de privilegiada inteligencia que fue, entre otros cargos, subsecretario de la SEDENA, y cuyo nombre se pronunció, en su día, como uno de los serios aspirantes a convertirse en secretario. Por lo tanto, no puede imaginarse siquiera una palabra suya fuera de lo institucional.


Lo que dijo, textual, fue que estaban muy preocupados por lo que sucede en el país. Supongo que de igual forma que otros millones de ciudadanos lo estamos legítimamente.
Preocupados. Ese fue el adjetivo que utilizó.


Para, a continuación, expresarle todo su apoyo, suyo, en nombre de todos los generales retirados ahí presentes, al general Luis Crecencio Sandoval. Lo que no puede sino agradecerse porque, lo sabemos, son momentos difíciles al interior de las fuerzas armadas, por el gran cambio que encabeza responsablemente el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional. Y que tiene que permear a todos los mandos.
No es fácil entender que deben retirarse. Que deben entregar sus armas. Que deben dejar en libertad a un criminal.


En este apoyo, obvio, iba implícito un gran apuntalamiento a las políticas del presidente López Obrador. El general Gaytán dijo que todos los ahí presentes sabían lo difícil que era intentar pacificar una región y mucho más al país.
Por su parte, el general Sandoval habló de la cotidianidad militar. Como hace en estos encuentros, cordiales, donde va más que nada a escuchar a quienes tuvieron responsabilidades muy cruentas, a quienes fueron jefes, a quienes respeta por su antigüedad.


En ningún momento hubo otro tipo de expresiones.
Fue un evento privado. Con la asistencia de los generales retirados y el general Sandoval.
Lo que si es un hecho es que con López Obrador, el Ejército ha sido humillado como nunca antes se había visto en la historia del México postrevolucionario. Su propio “Comandante Supremo”, o sea, López Obrador, lo ha hecho tropezar varias veces, y en público, manchando al Ejército con la vergüenza, el deshonor y el escarnio.


Montado en su idea de que “nunca más se utilizará al Ejército para reprimir al pueblo”, porque para él hasta los delincuentes son pueblo bueno, lo que López Obrador realmente ha conseguido es desnaturalizar una función elemental del Estado Moderno: el uso legítimo de la fuerza para mantener el orden público.


Así, el Ejército ha quedado atado de pies y manos y a expensas de la delincuencia de todo tipo, al grado de quedar como simple espectador de la tragedia (como en Tlahuelilpan, Hidalgo) o de tener que canjear armas por soldados ante el crimen organizado (como en La Huacana, Michoacán) o sufrir vejaciones y humillaciones por gente que protege a los criminales como en Tlaxcala, Puebla y Guerrero.


Y ni qué decir de la más reciente humillación sufrida por el Ejército en Culiacán, Sinaloa, cuando los soldados tuvieron que soltar a Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo” Guzmán, porque el Cártel de Sinaloa desplegó un operativo de reacción y estrangulamiento urbano que dejó en jaque a los militares.


El riesgo de todo esto es el artazgo. Porque si bien el Ejército está para garantizar la seguridad nacional, también puede tomar el poder y dar un golpe de Estado…así que cómo dijera José José…”cuidado…mucho cuidado…que estás tomando por un rumbo equivocado”..

Anuncios

Dejar respuesta