STAFF SOL QUINTANA ROO

Antes de aplicar cualquier crema, es fundamental que se limpie bien la zona para lograr una óptima hidratación, conseguir el rejuvenecimiento necesario o cualquiera de los tratamientos que se quieran aplicar sobre el rostro.

Para ello, es importante lavarse bien la cara con agua y jabón neutro, y luego enjuagarse a fondo con agua fría. Este primer paso es simplemente una exfoliación para eliminar las impurezas del rostro, es decir, retirar de la dermis las células muertas que se acumulan a diario por la contaminación del ambiente, ahogando los poros de la piel y convirtiéndolos en los famosos puntos negros. Además ayudarás a preparar la piel para el afeitado.

Elegir la espuma de afeitar adecuada es fundamental para tener la piel suave.

Si eres de los que se afeitan a diario con un afeitado muy rasurado y no deja que salga ni un pelo de la barba, lo aconsejable es utilizar espuma de afeitar con fórmulas nutritivas que no resequen la piel y formen escamas o los típicos enrojecimientos por fricción de la cuchilla, que dejan el folículo piloso abierto al aire.

Después de exfoliar y afeitarnos la cara, debemos cerrar esos poros para que no entren más impurezas. Aquí entra el juego el tónico parar cerrar y devolver el PH a la piel y conseguir la elasticidad óptima para cada rostro. Esto está muy bien, pero, ¿cómo lo hago? En realidad es muy sencillo, lo único que debes hacer es aplicar el producto en un algodón y dar pequeños toques. No hay que frotarlo, con unos golpecitos en la cara con el algodón empapado en tónico será más que suficiente. Y por cierto, ahora que lo mencionamos, ten en cuenta una cosa: no pases del tónico, es importante para que la crema hidratante penetre bien en la dermis y haga su efecto.

Ahora llega el turno de la crema hidratante. Es importante que tengas en cuenta el tipo de piel que tienes. Mixta, grasa, seca… no todas la cremas son buenas para cualquier tipo de rostro.

 La aplicación es de lo mas simple y reconfortante que te imaginas. Con la yema de los dedos repártela por toda la cara y suavemente frótala por el rostro, notando como tu piel se oxigena y se vuelve tersa y luminosa. Descuidar este paso hará que los poros de los que antes hablábamos se abran y aparezcan arrugas, y se pierdan la tersura, uniformidad y la luminosidad que se consigue con una buena crema hidratante facial masculina.

También puedes proteger el rostro con cremas hidratantes con factor de protección solar. Si rozas los 40 sería ideal que también la utilices en invierno o en días nublados.

Dejar respuesta