Francisco Medina/ Sol Quintana Roo

Ovidio Guzmán López «El Ratón», junto con su medio hermano Ivan Archivaldo Guzmán Salazar «El Chapito», ha reclamado el liderazgo del llamado Cártel de Sinaloa, desde que su padre Joaquín «El Chapo» Guzmán fue detenido por última vez, el 8 de enero de 2016.

A pesar de su perfil bajo, las autoridades de México y Estados Unidos lo tienen en la mira desde hace 11 años, tiempo que presuntamente lleva operando el tráfico de drogas para su padre.

Ovidio nació el 29 de marzo de 1990 en Culiacán, Sinaloa, y es uno de los cuatro hijos que procrearon «El Chapo» y su segunda esposa Griselda López Pérez.

Sus hermanos son Joaquín, Grisell Guadalupe y Edgar Guzmán López, este último asesinado en 2008 por sicarios de los Beltrán Leyva.

«El Chapo» bautizó a Ovidio con el nombre de uno de sus hermanos, quien murió en un accidente automovilístico en Jalisco, en 1991.

El 8 de mayo de 2012 Estados Unidos fichó por vez primera a «El Ratón» o «El Ratón Nuevo» como uno de los operadores activos del Cártel de Sinaloa.

La Oficina de Bienes Extranjeros del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés) enlistó a Ovidio junto con «El Chapito», por presuntamente colaborar con Guzmán Loera en el tráfico de drogas a EU.

Por parte de las autoridades mexicanas, la Defensa Nacional y la Fiscalía General de la República habían recabado información de inteligencia que vinculaba a «El Ratón» con operaciones de cocaína a gran escala.

Manuel Torres Félix «El Ondeado», estaba identificado como uno de los jefes del brazo armado del Cártel de Sinaloa y coordinador de la recepción de los cargamentos de cocaína por vía marítima en Oaxaca y Chiapas.

El 13 de octubre de 2012, cuando abatieron a «El Ondeado» en Culiacán, el Ejército informó que Ovidio Guzmán, el hijo de «El Chapo Guzmán», también coordinaba junto con Torres Félix el trasiego de alcaloides.

Tres años después, el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), órgano de inteligencia de la FGR, dio cuenta del ascenso de Ovidio.

Un informe entregado el 14 de julio de 2015 a la SEIDO por Fernando Alberto Priego Neri, subdirector de área CENAPI, señala que el control del tráfico de drogas en el estado de Sinaloa estaba dividido bajo dos mandos.

Uno era Aureliano Guzmán Loera «El Güero», hermano de «El Chapo», y el otro era precisamente «El Ratón».

El 6 de julio de 2017 un gran jurado acusó a «El Ratón» ante la Corte Federal del Distrito de Columbia en Washington, por los delitos de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana.

Este «indictment» también se interpuso contra su hermano Joaquín Guzmán López y destaca que los acusados cometieron los delitos en el periodo que va de abril de 2008 a abril de 2018.

Dicho expediente estuvo sellado por la justicia estadounidense y no fue sino hasta el 21 de febrero pasado, una semana después de que «El Chapo» fuera declarado culpable en una Corte Federal de Nueva York, cuando se dio a conocer su contenido.

Dejar respuesta