Sol Quintana Roo
Portada

NO FUNCIONARÁ

Costoso capricho de Obrador

*La necedad del presidente López Obrador no conoce límites. Su terquedad por construir el aeropuerto de Santa Lucía representará un despilfarro de casi 80 mil millones de pesos. No hay registro alguno en la historia de la ingeniería aeronáutica mundial que contemple la construcción de un aeropuerto en un lapso de dos años, como lo pretende el proyecto de AMLO.

Al margen de la conclusión de la obra en tan poco tiempo, los organismos internacionales de aviación civil y comercial coinciden en que será imposible operar simultáneamente en los aeropuertos de la Ciudad de México (AICM), de Santa Lucía y de Toluca como lo pretende el Sistema Aeroportuario Metropolitano del gobierno federal por cuestiones de costos, navegación y seguridad aérea. Aeroméxico, Avianca, LATAM Airlines y Copa Airlines, cuatro de las principales aerolíneas que operan en América Latina, manifestaron su negativa a operar de manera simultánea en Santa Lucía y el AICM.

Para la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), es difícil la construcción del aeropuerto de Santa Lucía porque la industria aérea no está involucrada, no conoce los planos, ni las fechas de entrada en operación de la terminal aérea.

Al igual que la IATA, el Instituto de Ingeniería de la UNAM, la Organización de Aviación Civil Internacional, el Colegio de Ingenieros en Aeronáutica de México y el Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo, entre muchos otros, descartan su viabilidad técnica y financiera.

La ignorancia del Presidente sobre el tema es preocupante. Un derroche que tendrá un alto costo político para el gobierno de la 4T, aunque económicamente todos los mexicanos pagaremos el precio.

STAFF SOL QUINTANA ROO

Ciudad de México.- Aeroméxico, Avianca, LATAM Airlines y Copa Airlines, cuatro de las principales líneas aéreas que operan en América Latina, negaron rotundamente que vayan a volar de manera simultánea en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y en la terminal aérea de Santa Lucía.

El modelo de negocio que siguen las aerolíneas sólo les permite operar en un sólo aeropuerto, por lo que no volarán parte de su flotilla de aviones a la base aérea donde se iniciaron las obras del aeropuerto Felipe Ángeles.

Andrés Conesa, director general de Aeroméxico, explicó que operar en un segundo aeropuerto implicaría altos costos para la empresa.

“Necesitamos operar en un solo aeropuerto. No tiene sentido operar en dos tan próximos porque nuestros equipos a veces van a Guadalajara o a Nueva York, y cambiar pasajeros, el equipo, y hacer un brinco de 15 kilómetros y segmentar las operaciones, aumenta los costos”, explicó.

El mejor ejemplo de que un sistema de aeropuertos en una ciudad como México no funciona, lo tenemos en nuestra propia casa, señaló Conesa.

Y explica: “Si un sistema como éste funcionara, el aeropuerto de Toluca actualmente estaría captando cerca de ocho millones de pasajeros al año, pero no, es un aeropuerto que todos los años está perdiendo dinero porque no tiene vuelos”.

Conesa reiteró que ellos, así como la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), no han visto absolutamente nada del rediseño del espacio aéreo para el funcionamiento conjunto del Sistema Aeroportuario Metropolitano que pretende el gobierno de López Obrador.

Antes del cese de operaciones de Mexicana, varias aerolíneas nacionales como Interjet y Volaris operaron distintos vuelos desde Toluca, llegando a transportar hasta ocho millones de pasajeros anuales. Sin embargo, tras la salida de Mexicana, las otras aerolíneas movieron sus operaciones al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, dejando inoperativo al de Toluca, explicó el director de Aeroméxico.

El mismo argumento fue expuesto por Copa Airlines. Ambas aerolíneas coinciden en que volar a ambos aeropuertos resultaría poco favorable para las compañías.

Igualmente, LATAM Airlines dijo que resulta difícil entender lo que se propone hacer con la operación de los dos aeropuertos. Además, señaló que en otros países, como Argentina, la operación de dos aeropuertos ha resultado un verdadero desastre.

TE RECOMENDAMOS:

Avianca también planteó sus dudas sobre el proyecto de Santa Lucía: “Es un tema de industria y técnico. Hay una sola forma de hacer las cosas y desafortunadamente no se está haciendo de la forma correcta”.

Por su parte, la Asociación Latinoamericana y del Caribe del Transporte Aéreo (ALTA), señaló que el aeropuerto en Santa Lucía no podrá cumplir con los tiempos para operar en 2022, como lo tiene programado el gobierno federal.

De acuerdo con el vicepresidente para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Peter Cerdá, los tiempos para la construcción, así como el rediseño del espacio aéreo y las certificaciones afectarán en el inicio de su operación.

Dijo que en el proyecto todavía hay desorganización, además de calificarlo como un proceso infame, por lo que el objetivo de dos años se ve bastante complicado.

El ejecutivo de la IATA, organización que representa a más del 80 por ciento de las aerolíneas comerciales del mundo, agregó que no existen registros a nivel mundial de un aeropuerto que haya sido terminado en un periodo tan corto de tiempo.

Explicó que es difícil la construcción del aeropuerto de Santa Lucía porque la industria aérea no está involucrada, “no conocemos los planos, no conocemos las fechas de implementación y estamos hablando de dos años de la supuesta construcción”.

Resultado de imagen para AICM
AICM

Cerdá urgió al gobierno de López Obrador a que les compartan todos los documentos y la planeación para el lanzamiento del Sistema Aeroportuario Metropolitano, compuesto por las terminales de la Ciudad de México, Toluca y Santa Lucía, sobre todo en lo referente al espacio aéreo.

“Es algo de lo que casi no se habla, porque no es tangible, pero la industria necesita saber cómo se reorganizará el espacio aéreo una vez que entren en funcionamiento coordinado los tres aeropuertos del sistema que ofrece el gobierno de México”, dijo el vicepresidente regional de la IATA.

“No conocemos cuáles serán los puntos de entrada y de salida, cuándo entrará Santa Lucía y cómo se incorporará desde el punto de vista del espacio aéreo, cuáles van a ser los procedimientos y cómo se va a embarcar y conectar entre los aeropuertos”.

Para la organización internacional, la intención de distribuir el tráfico aéreo del Valle de México en tres terminales en el mediano plazo, plantea fuertes retos logísticos por la distancia entre la Ciudad de México y las terminales de Toluca y Santa Lucía, que es en promedio de 40 kilómetros lineales.

Cerdá dijo que el plan gubernamental fue anunciado con una modernización del espacio aéreo en el Valle de México, lo que permitiría asegurar y hacer más eficientes las operaciones en la capital del país; por tanto, esto incrementa la urgencia para la industria de tener mayor información al respecto, ya que el estudio realizado por Navblue presenta únicamente las expectativas de crecimiento en el Sistema Aeroportuario Metropolitano.

“Necesitamos esa confirmación de las autoridades: cuándo entra el Sistema Aeroportuario al cien, quién va a operar en el AICM, quién en Toluca, quién en Santa Lucía y cuáles son las mejoras”, señaló.

AMLO, ignorante en el tema

Esos fueron los argumentos de la organización internacional ante los señalamientos del presidente López Obrador, quien dijo que “las aerolíneas se irán convenciendo para operar en Santa Lucía”.

“Van a ir cambiando de parecer, poco a poco, cuando tengan más información”, indicó AMLO, como si se tratase de una terminal de autobuses que no requiere de gran logística ni tecnología avanzada para operar. La ignorancia del Presidente sobre el tema es preocupante.

Para la IATA, el proyecto de Santa Lucía está en cero, pues construir una terminal sin la colaboración de las líneas aéreas y de la parte aeroportuaria, sería un grave error.

Como organismo internacional, la IATA no tiene constancia de grandes aeropuertos en ciudades importantes que operen bajo un esquema mixto civil y militar.

Sobre el tema, el Colegio de Pilotos Aviadores de México señaló que entre las diversas dificultades que enfrenta el sistema aeroportuario del nuevo gobierno, se encuentra la orografía que hay alrededor de las tres terminales.

La Sierra de Guadalupe, al encadenarse entre la Ciudad de México y el Estado de México, representa dificultades para las aproximaciones que se planeen para el aeropuerto de Santa Lucía.

Igualmente, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) destacó que a pesar del estudio que llevaron a cabo en 2013 que avaló la construcción del NAICM en Texcoco, es necesario realizar uno nuevo de todas las opciones para analizar con mayor detalle la interacción de operaciones aéreas en el AICM, ya que una decisión de este tipo (la del aeropuerto de Santa Lucía) debe contar con toda la argumentación que dé certidumbre a los operadores aéreos.

Al igual que la OACI y el Colegio de Pilotos Aviadores de México, la Cámara Nacional de Aerotransporte, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores, el Instituto de Ingeniería de la UNAM, el Colegio de Ingenieros en Aeronáutica de México, el Colegio de Ingenieros Civiles de México, la Academia de Ingeniería de México, la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros y el Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo, coinciden en que el aeropuerto de Santa Lucía carece de las condiciones de seguridad en el tránsito aéreo y su operatividad junto con las terminales del AICM y de Toluca, resulta bastante complicada por las condiciones orográficas del Valle de México.

Al margen de las opiniones de los expertos que coinciden en que Santa Lucía no es una opción viable para el tránsito aéreo, los costos de la obra insignia de AMLO presentan ya incrementos notables en relación a las estimaciones originales.

El aeropuerto ya se encuentra en construcción, aunque ahora será 11.7 por ciento más caro, pues sus costos pasaron de 70 mil 342 millones de pesos a 78 mil 557 millones, porque se tienen que comprar más terrenos de lo que se había estimado.

Sin embargo, aún existen recursos legales en contra de la construcción del aeropuerto de Santa Lucía -una costosa ocurrencia del presidente López Obrador-, y que serán presentados a pesar de que las obras iniciaron el pasado 17 de octubre.

El abogado del colectivo #NoMásDerroches, Gerardo Carrasco Chávez, dijo que hay abiertas otras posibilidades legales, que también desde un inicio se habían calculado explotar en caso de que sucedería lo que sucedió, el inicio de las obras.

“Esa es parte de nuestra propia estrategia que en su momento estaremos revelando”, dijo el litigante de la organización social que se ha manifestado en contra de la cancelación del aeropuerto de Texcoco y la construcción en Santa Lucía.

Las obras para la edificación del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en la Base Aérea Militar número 1 de Santa Lucía, iniciaron luego de que un Tribunal Colegiado rechazó conceder una suspensión provisional.

Carrasco Chávez dijo que pese a esa resolución, los juicios de amparo en contra de las obras que realiza el personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) continúan en trámite.

“Jurídicamente hay una confusión de que ya terminaron los juicios de amparo, esto no es cierto; los juicios de amparo siguen en trámite en cuanto al fondo del asunto”.

“A través de las estrategias políticas del gobierno federal se quitaron las suspensiones que existían, pero eso no quiere decir que ya se hayan terminado los amparos, los juicios de amparo siguen y seguiremos litigándolos hasta sus últimas consecuencias”, explicó el abogado de #NoMásDerroches.

Agregó que además del alto costo de la obra que rebasará los 78 mil millones de pesos, el aeropuerto de Santa Lucía tendrá un alto costo político.

“Al final quien terminará pagando ese costo somos todos los mexicanos, pero también habrá un alto costo político cuando se den cuenta que ese aeropuerto no funcionó”.

El aeropuerto de Santa Lucía será el “elefante blanco” de la 4T, un derroche injustificado de recursos producto de las ocurrencias del Presidente, pues su construcción incumple con los estándares de seguridad aérea y con la lógica de ingeniería aeronáutica al edificarlo en tan solo poco más dos años.

Related posts

HAIDÉ SERRANO, SALIÓ GASTADORA

Información

¡FUE PROTEGIDO DEL SISTEMA!

Información

“LEY DEL ENTRE” PARA SAQUEAR PUERTO MORELOS

Información

Leave a Comment