Sol Quintana Roo
Portada

REPORTAJE ESPECIAL: LUJOS Y EXCENTRICIDADES DE JAVIDÚ Y KARIME

*La mujer, el verdadero poder tras el trono

*El libro “Si merezco abundancia”, devela traumas de Karime

*Su padre estuvo preso por el delito de fraude

*Desmedida voracidad de la pareja por el dinero y el poder

*Uno preso y otra libre bajo fianza, siguen gastando como millonarios

DE NUESTRO PERIÓDICO NACIONAL LA OPINIÓN DE MÉXICO / STAFF SOL QUINTANA ROO

Ciudad de México.- Pese a que Javier Duarte de Ochoa está preso y su esposa Karime Macías Tubilla se encuentra libre bajo fianza, ambos acusados del desvío de miles de miles de millones de pesos, su vida de lujos y excentricidades no para, derrochando aún millones y millones del dinero robado, lo mismo para pagar abogados para que los defiendan, que para continuar con su insultante tren de vida.

El primero, interno en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, goza de toda clase de privilegios que sólo pueden comprar los adinerados, mientras que su pareja se codea con la sociedad inglesa, donde gasta más de millón y medio de pesos al mes para a estar a la altura de sus acaudalados vecinos, entre ellos la Reyna Isabel de Inglaterra II.

El romance entre Javier y Karime, uno modesto estudiante que tenía que trabajar para pagar sus estudios y la otra, nacida en pañales de seda, se dio en la Universidad Iberoamericana; ambos estudiaban la carrera de licenciatura en Derecho y un amigo en común: Moisés Mansur Cysneiros, señalado ahora por ser uno de sus prestanombres en el desvío millonario de recursos públicos, fue el “cupido” que enlazó a la pareja.

Lo que comenzó como un romance y una historia de amor entre universitarios, degeneró en uno de los casos de corrupción y desvío de recursos más indignantes no sólo en Veracruz sino en todo el país, en el que Karime Macías se convirtió en la pieza clave, en el cerebro financiero de Duarte de Ochoa, ahora encarcelado en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México.

Karime nació en Coatzacoalcos, Veracruz, dentro de una familia de la clase media alta, producto del matrimonio entre Jesús Antonio Macías Yazegaray y María Virginia Yazmin Rubilla Letayf.

La mujer siempre se desenvolvió en la alta sociedad, merced a que su padre era un próspero empresario porteño ligado a lo mejor de las clases sociales del estado, hasta que en 1993 cometió un fraude en contra de Banamex y lo encarcelaron.

Se suponía entonces que Karime dejaría de brillar en la alta sociedad veracruzana, pero no; en el 2009 su padre “le pegó al gordo”, con 50 millones de pesos en la lotería del 31 de diciembre y ello volvió a la familia Macías a los reflectores de la alta sociedad.

Ahora, tras el encarcelamiento de Javier Duarte y la situación de Karime, se dice que sus padres tuvieron que refugiarse en un rancho, en Chiapas, una de tantas propiedades que tienen en la República.

El “padrino” y hacedor de Javier Duarte de Ochoa, fue el ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, que en 2004 lo designó como tesorero de su campaña y cuando llegó a la gubernatura, lo dejó hacerse cargo de millonarios proyectos estatales.

Ya en el gabinete de Herrera, Javier se autoadjudicó transacciones millonarias, con la primera Bursatilización, la compra de activos del Gobierno de Veracruz y el manejo de todo el presupuesto estatal para lo que colocó familiares en puestos claves en la administración estatal.

Así controlaba lo mismo eventos artísticos y oficiales de todo el gabinete, que el manejo de la imagen institucional, en redes sociales y en el DIF Estatal, con empresas fachada o fantasmas, para autoadjudicarse contratos de programas a personas vulnerables, con cifras millonarias, que nunca llegaban a los supuestos beneficiados.

Herrera Beltrán, tomándolo abiertamente bajo su protección, lo había incorporado a su gabinete como subsecretario de finanzas y desde entonces siguió cobijándolo, a grado tal que lo llevó primero a la Diputación Federal y después, lo arropó para que finalmente lo sucediera en la silla gubernamental.

Una vez como gobernante de Veracruz, los primeros tres años de gobierno, Karime y Javier fueron el matrimonio ideal, ejemplo de fidelidad y armonía y se volvieron famosos porque eran inseparables; en todos lados eran vistos y fotografiados juntos y sonrientes.
Esa imagen rodaría por los suelos a los pocos años, al quedar al descubierto infidelidades de Javier, a quien se le relacionó al menos con tres mujeres a las que incluso colocó dentro del engranaje gubernamental.

Pero una cosa era la pose publicitaria y otra los negocios y Karime ya había dejado claro quién sería la que llevara la voz cantante en las finanzas y muestra de ello la dio en su cargo, “honorario”, como directora del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en el estado, mediante el cual lideró la operación para apoderarse de recursos de la dependencia.

Al año de la gestión de Duarte, Karime disponía de toda clase de vehículos oficiales para acudir de compras a la Ciudad de México, en tanto que su marido mandaba a su personal, en helicóptero, desde la ciudad de Veracruz hasta Córdova, “por unas tortas que le encantaban”, según los empleados.

En una de sus libretas, que tiempo después se encontrarían en una de sus tantas propiedades, Karime plasmó que se trataba de “exprimir al DIF” y, efectivamente, fueron más de 415 millones de pesos que se desviaron de las arcas del DIF.

Los dineros fueron movidos en 33 empresas fantasma.

Una investigación de la organización “Mexicanos Contra la Corrupción”, detalló que el dinero se entregó en montos de mayor a menor cantidad, a través de 119 contratos y con diferentes titulares de la dirección del DIF Estatal:

En 2011, el DIF otorgó 159 millones 527 mil pesos; en 2012, el monto bajó a 110 millones 737 mil pesos; en 2013, bajó nuevamente a 43 millones 633 mil pesos, pero en 2014 fueron entregados 92 millones 918 mil pesos y en 2015 y 2016 se registraron los montos más bajos, con 3 millones 261 mil pesos y 5 millones de pesos, respectivamente.

Según la investigación, la empresa Maedson Sa de CV, que fue reportada como inexistente por el SAT desde octubre de 2016, fue la que recibió la mayor cantidad de recursos con 42 millones 112 mil pesos por concepto de compra de picos, palas, triciclos de carga, chamarras, impermeables y materiales e insumos para estéticas.

Al destaparse la cloaca con la llegada de Miguel Ángel Yunes Linares al gobierno de Veracruz, se encontró una bodega en la avenida 39 de la colonia Paraíso, municipio de Córdoba, con artículos de alto valor, saqueados por el matrimonio Duarte-Macías.

Además, había sillas de ruedas, despensas, apoyos escolares y otros objetos propiedad del gobierno de Veracruz, que nunca llegaron a los beneficiarios y en una de las libretas de Karime se encontró escrita, 46 veces, la frase que se haría famosa: “merezco abundancia”, al parecer en conjunción con ideas de la filosofía de La Kabala, (“sabiduría mística vinculada a la religión judía”), en la que se aprecia la naturaleza supersticiosa y metafísica de la mujer.
Todo ese control de dinero y recursos, evidencia que la mujer estaba totalmente convencida de que merecía tal abundancia, pues durante los seis años de la administración de Duarte, sus excesos y dispendios fueron constantes.

Utilizaba camionetas y vehículos oficiales para viajar a ciudades del país e incluso al extranjero, para realizar onerosas compras en boutiques de marcas de alto prestigio.
En agosto de 2011, realizó compras por 37 mil 373 dólares en la tienda Newman Marcus del centro comercial Galleria de Houston, Texas, en donde estuvo viviendo un tiempo, debido a la situación de violencia e inseguridad que imperaba en el estado, gobernado por su marido.
Se tiene registro de compras por 165 mil pesos en las tiendas de las marcas Hermes y Max Mara en la Ciudad de México y tan sólo en el primer año del gobierno de Duarte, Karime gastó, en una sola tarjeta de crédito, 8 millones de pesos en ropa, artículos y hoteles de lujo.

En el periodo de diciembre de 2010 a enero de 2012, Karime hizo compras por 511 mil 740 dólares en Estados Unidos, entonces equivalente a unos 7 millones de pesos, además de un millón 27 mil pesos en México y 7 mil 100 reales brasileños (51 mil pesos), en una joyería de Sao Paulo.

Era ya ampliamente conocida como una compradora compulsiva, con un gasto promedio mensual de 675 mil pesos, nueve veces el último salario que cobró su esposo, que era de 74 mil 938 pesos mensuales.

Tras la captura de su esposo y ya en su autoexilio en Londres, Karime Macías y sus hijos siguen mostrando una vida llena de lujos, lejos de la precariedad que declara Duarte desde la cárcel, quien afirma que su mujer “vive en la justa medianía, de manera modesta” y que es él quien solventa sus gastos “con sus ahorros”.

Asegura el ex gobernador que su familia no vive con abundancia, sino que “viven al día y su máximo lujo es poder ir al parque a hacer un picnic”.
Los gastos mensuales de Karime son de un millón 620 mil pesos, aparte de los gastos que ocasionan ocho miembros más de la familia que también viven con ella en Londres.
Una de las aficiones de Karime es someterse frecuentemente a sesiones de belleza, en el exclusivo salón Open Beauty Lab, donde realizan costosos tratamientos faciales personalizados.

Los hijos de Javier y Karime Macías, asisten al Eaton Square School, un exclusivo colegio, donde sus condiscípulos son los hijos de las personas más acaudaladas del Reino Unido y Europa, con cuotas de hasta 22 mil 500 libras al año, es decir, casi 600 mil pesos.

Otra muestra más de la vida “precaria y limitante” que lleva Karime, es el hecho que el día de su detención, el martes 29 de octubre, pagó sin problemas una fianza de 160 mil libras (3 millones 690 mil pesos) para enfrentar su proceso de extradición en libertad.

En Veracruz, las fiestas de la familia Duarte, Macías y Tubilla eran a lo grande, unos verdaderos festines, amenizados con famosos grupos musicales, a las que asistían importantes invitados, entre políticos, empresarios y servidores públicos, en las que el personal de gobierno, los de tropa, obviamente, tenía que hacer de todo para servir a los señores: choferes, escoltas, meseros, estibadores, etcétera.

Karime se tornó en una mujer profundamente apasionada por los caballos, los zapatos, la moda y, de manera muy especial, por su peso, pues había jurado que nunca más volvería a ser gorda, como lo fue en su niñez.
Karime era el poder tras el trono, pues quien orquestaba y armaba todo a favor de su esposo, pues no dejaba de participar en temas de la contratación de seguros, falseando información y dando una verdadera cátedra de cómo usar tarjetas de crédito falsificadas y en todo tipo de actividades donde pudieran sacar ventaja.

De esa manera, Karime participó directamente en el saqueo de Veracruz, junto con Duarte, lo que les permitió tener casas en las ciudades como Arizona, Houston, Miami, Nueva York e Ixtapa Zihuatanejo.

Alfonso Ortega López y Juan José Janeiro Rodríguez, dos de los principales testigos, señalaron que la esposa del ex gobernador de Veracruz era quien ordenaba las operaciones ilícitas.

Dijeron que en 2011, Karime les ordenó crear una sociedad fachada para comprar cuatro departamentos de lujo en el conjunto St. Regis en Nueva York, EU, valuado cada uno en 400 mil dólares y que en 2014 Karime los hizo viajar a la Ciudad de México, “sólo para comprar joyas en la tienda Berger en Polanco”, compras que ascendieron a 225 mil dólares: 40 mil en aretes y 185 mil en un anillo de diamantes.

De acuerdo a indagatorias de la FGR y la Fiscalía de Veracruz, Duarte y su esposa son dueños de más de 90 propiedades distribuidas por todo México y en otros países.
Se han logrado contabilizar más de 40 propiedades en México y alrededor de 50 en ciudades como Florida, Texas, Arizona, Nueva York, Madrid y Bilbao. En Madrid, los Duarte adquirieron un departamento de más de 100 metros cuadrados con un valor de más de 5 millones de euros.

En Florida fueron ubicados 23 departamentos, comercios y casas en Miami, y otras 18 propiedades en Homestead, Florida City, Cutler Bay y Coral Gables, además de que sus prestanombres adquirieron inmuebles en Woodlands, en el condado de Montgomery, en Texas; en Houston; en Scotdale, Arizona, y cinco tiempos compartidos en el Hotel St. Regis, de Nueva York, mientras que en México fueron ubicados terrenos, residencias y apartamentos en Campeche, Cancún, Ixtapa, Boca del Río, Valle de Bravo y la Ciudad de México.

UNA RICA POBRE Y TRAUMADA

En el libro “Sí merezco abundancia”, de las periodistas Isabel Arvide y Claudia Guerrero, las autoras detallan la peculiar manera de ser de Karime Macías, a quien describen como una fanática por su belleza, por su peso y por el poder.

A continuación, y por cortesía otorgada por Grupo Planeta México, se expone un fragmento del libro.

(…)¿Poder es igual a dinero?
¿Al utilizar el dinero público una mujer, la mujer del poderoso, se convierte en poderosa? Eso debe haber pensado Karime –ministra sin cartera, pero con poder detrás del trono, siempre presente en la toma de decisiones políticas–, a quien el uso y usufructo del poder público no le era suficiente.

Abundancia de poder. Abundancia de dinero mal habido. Abundancia que jamás llegó a llenar el inmenso vacío emocional. Nunca suficientemente bonita, inteligente o necesaria, compitiendo permanentemente con un espejo imaginario que le recordaba que su nariz, protagonista de todas sus inseguridades, debía cambiarse. Y, sin embargo, no lograba reunir el valor para hacerlo.

En los diarios de Karime se plasma la soledad de una mujer a la que podríamos catalogar como obsesiva compulsiva. El orden tenaz en el que vierte sus pensamientos en las agendas Mont Blanc, nos indica también que es una mujer organizada. Los enunciados escritos con su propia mano fueron sus fieles compañeros de vida.

Un curso de programación neurolingüística marcó no solo la vida de Javier Duarte y Karime, sino también el rumbo de su administración. Al principio se trató de una experiencia esotérica, pero en pocos meses provocó excesos administrativos y enriquecimientos personales. Cuando Javier era candidato a la gubernatura, Karime le comentó a la entonces primera dama, Rosa Margarita Borunda de Herrera, que gracias a un curso de superación personal estaba preparada para ser la esposa del próximo gobernador del estado.

Durante el sexenio de Fidel Herrera, cuando Javier era su secretario de Finanzas y Planeación, los Duarte Macías conocieron a Irma Azomoza y Ponce, experta trainer manager en neurolingüística, con especialidad en psicología transpersonal, originaria de la ciudad de Puebla.

Con el tiempo se convertiría en la gurú de Karime en temas de superación personal y obtendría como pago a sus servicios múltiples contratos de capacitación para los trabajadores de la Secretaría de Finanzas, por supuesto, con cargo al erario estatal.

La amistad entre Irma y Karime se hizo tan fuerte que la directora general de Desarrollo Transpersonal Instituto Universitario, AC, instaló una franquicia de su institución educativa en Veracruz. Para ello alquiló un edificio en la calle de Araucarias, en el Fraccionamiento Indeco Ánimas, en Xalapa.

Édgar Spinoso Carrera, exoficial mayor de la Secretaría de Educación y actual diputado federal –hoy investigado por la Fiscalía General de Veracruz por desvío de recursos y enriquecimiento ilícito–, le facilitó los permisos y claves de estudios. Lo curioso es que la sede en Veracruz de Desarrollo Transpersonal Instituto Universitario nunca fue abierta, pese a los gastos en renta, reclutamiento de personal y compra de muebles.

La confianza ganada con Karime hizo que Irma Azomoza promoviera a su yerno, Mario Rincón, dueño de la revista genteDpoder, publicación poblana sobre política, como coordinador general de Comunicación Social. No obstante, semanas antes de su toma de protesta, Javier Duarte cambió de opinión y designó a María Gina Domínguez Colío titular de esa dependencia. Ese nombramiento provocó el rompimiento entre Irma Azomoza y Karime.

Todopoderosa, Gina premiaba a la prensa afín o castigaba; quitaba reporteros y manoseaba medios.

Pero el tema de la abundancia lo aprendieron tan bien los Duarte-Macías en los cursos de neurolingüística, que lo utilizaron en el eslogan oficial: “Veracruz próspero”. Este lema sería el leitmotiv de todo su sexenio, lleno de excesos y despilfarros del erario estatal. Pretendieron poner en práctica el arte de la atracción sin medir las consecuencias.

Las clases de programación neurolingüística obligaron a la esposa del futuro candidato a gobernador de Veracruz a escribir miles de planas con la frase: “Sí merezco abundancia”. Estos ejercicios tenían como objetivo inhibir miedos, frustraciones, fobias, y, tal vez, hasta filias.

Karime manifestaba sus traumas ante sus compañeros de curso: “Así como me ven, yo era gorda”, pues de joven era obesa. De ahí su disciplina en la comida. A los amigos les comentaba: “En cuestión de kilos y de zapatos, jamás será suficiente”.

Al hablar de sus decepciones, manifestaba ante el grupo haberse casado con un “gordito” porque durante muchos años no tuvo grandes aspiraciones en la vida. Y eso lo plasmaba en su libreta especial en sus Decretos afirmativos, de donde nació el “Veracruz próspero”.

De acuerdo con la Real Academia Española, prosperidad significa “el curso favorable de las cosas” y “la buena suerte o éxito en lo que se emprende, sucede u ocurre”. La programación neurolingüística se enfoca a la riqueza y se canaliza de acuerdo a las propias obsesiones.
Durante un tiempo Irma Azomoza fue asidua a la casa de los Duarte Macías y expresaba en comentarios la manera en la que Karime controlaba todo lo referente a Javier: desde la corbata que usaba hasta los amigos y las personas que visitaban la casa, para evitar las malas vibras y la alteración de los chakras. Pero al frustrarse la apertura de Desarrollo Transpersonal Instituto Universitario, se ahondó la ruptura entre Karime e Irma y la trainer manager terminó abandonando el estado.

Lo primero que se observa en la bodega de Karime es un sinnúmero de cajas con documentos, probablemente muchos de ellos son archivos des- aparecidos de varias dependencias que involucran a Duarte y exfuncionarios por desvíos de recursos y el robo al erario estatal.

Además de multitud de regalos, entre obras de arte, esculturas, hasta excentricidades como una silla de montar con el apellido Duarte, una campana antigua, cuadros con la imagen de Javier y Karime, una banca de fierro colado con el escudo oficial de Veracruz, robada del jardín de la residencia Casa Veracruz.

Los Decretos afirmativos de Karime cuentan sus experiencias diarias y detalles de su vida personal y marital. También contienen datos de cuentas bancarias, mapas de propiedades, agendas oficiales y, entre otras situaciones personales, comentarios personales despectivos, dignos de una niña mimada, que muestran la relación superficial que tenía con su suegra, María Cecilia de Ochoa. Todo ello resultó ser oro molido para la investigación.
Durante el recorrido por la bodega, convertida en una especie de museo de las excentricidades, se observa el trofeo al premio Rising Star, presuntamente entregado por la publicación Campaigns & Elections a Javier Duarte en 2011, el cual tiene la leyenda: “Yo soy honesto”.

Al darse a conocer esto a la opinión pública, la empresa editorial aseguró que era
General del Estado, encabezada por Iván López Fernández, había lanzado una campaña de concientización en las escuelas y entre el público en general para evitar incurrir en actos de soborno y promover el valor de la honestidad entre los ciudadanos.

Al ser despedido de su cargo, y al no conseguir la candidatura al municipio de Emiliano Zapata, demarcación cercana a Xalapa, Iván López se dedicó a ser crítico de Javier Duarte y a denunciar públicamente actos de corrupción que él mismo omitió durante su paso como titular de la Contraloría.

Karime era fanática del yoga. En 2014, su inclinación por las cuestiones espirituales la llevó a descuidar su imagen, al punto de no arreglarse el cabello y llevar poco maquillaje. Actitud que imitó Javier Duarte, al dejarse crecer la barba y el cabello. Los rumores que circularon fueron que la alineación de chakras y otros temas esotéricos los obligaban a olvidarse de la imagen personal y a preocuparse solo por la espiritualidad. Pero este abandono personal finalizó cuando surgieron las críticas en las redes sociales y las burlas en los medios de comunicación.

Sin lugar a dudas, Karime era una mujer controladora. Las agendas, con valor de entre mil 200 y 2 mil pesos, retratan sus frustraciones y tristezas. La “primera lady”, como ella misma se llamaba, citaba a sus grandes amigos, como Mansur Cysneiros, socio de Javier Duarte desde el sexenio de Fidel Herrera, cuando Duarte era secretario de Finanzas, quien pagaba las cuentas y caprichos de Karime, y es una de las personas más mencionadas en los Decretos afirmativos.

También hace alusión al actual diputado local por Córdoba, Juan Manuel del Castillo González, uno de sus grandes amigos, aliado en el pago a las empresas fantasmas de su familia. Actualmente, Del Castillo González es investigado por la Fiscalía General del Estado por su desempeño como subsecretario de Finanzas, al detectarle anomalías y desvíos de recursos etiquetados. Juan Manuel del Castillo goza de fuero constitucional y su fortuna se calcula en más de 800 millones de pesos.

Las largas planas de “Sí merezco abundancia” como ejercicio para los chakras y la programación mental, también eran en cierta medida un desahogo de culpas, pues dejan ver un evidente remordimiento, si bien solo pasajero. Pero en general las libretas exhiben la frialdad de los negocios, los que enumera de su puño y letra.

Además de “Sí merezco abundancia”, otra frase emblemática de Karime era: “¡Qué güeva!”, sobre todo cuando se refería al Patronato del DIF. Sin embargo, pronto la cambió por: “Pero exprímelo”. Estas frases reflejan el cinismo de esta mujer enferma de poder. En sus pendientes, en depósitos y cuentas bancarias, así como en cobros a realizar, utiliza con frecuencia el símbolo omega como signo de pesos.

En otra de las libretas, Karime detalla los pasos a seguir para controlar las finanzas y el gobierno. En una hoja marca con una nota adhesiva la palabra “Reporte $” y enumera las acciones a seguir.

  1. Relación con todos los secretarios para que (ilegible)… y seguimiento para que reporten (nosotros)
  2. Relación con empresarios para que le reporten (*Conjunto)
  3. DIF integro proveedores revisar (ilegible)
  4. Relaciones económicas con otros actores políticos y medios de comunicación (* Moy)
  5. Administración de inmuebles (*conjunto)
  6. Administración de aviones y helicópteros (*Nosotros)
  7. Ingreso a cuentas de $ / José Juan Janeiro
  8. Buscar negocios para invertir
  9. Mantenimiento de propiedades
  10. Artículos promocionales de campaña

“Merezco abundancia”.

Related posts

PARQUÍMETROS, PARA INVESTIGADO POR SEIDO

Información

HAIDÉ SERRANO, SALIÓ GASTADORA

Información

SURESTE: NARCOAERÓDROMO DEL NARCO

Información

Leave a Comment

Ir a la barra de herramientas