Sol Quintana Roo
Portada

“EL MAYO” ZAMBADA, VERDADERO LÍDER DEL CÁRTEL DE SINALOA

*El único capo que ha operado impunemente más de medio siglo

*Poderoso narco desde hace 53 años; nunca ha sido capturado

*Inició su carrera delictiva a los 16 años hasta llegar a narco de narcos

*Las autoridades no cuentan con fotos, la más reciente es de 2010

*“El Chapo” Guzmán, sólo un segundón en el ajedrez del narco

STAFF SOL QUINTANA ROO

Ciudad de México.- El “juicio del siglo”, como llama Estados Unidos al proceso de Joaquín Archibaldo Guzmán Loera, vino a reconfirmar lo que todo el mundo del narcotráfico sabía y, supuestamente, lo que los gobiernos de México y la Unión Americana ignoraban: que el verdadero líder del Cártel de Sinaloa, ha sido, es y seguirá siendo Ismael Mario “El Mayo” Zambada García y no “El Chapo”, como ha sido manejado al menos desde hace 20 años.

Tales aseveraciones fueron hechas por Jeffrey Lichtman, abogado de Guzmán Loera, quien aseguró que su cliente “no es ni de cerca la mítica figura del mafioso más grande”, que él no controlaba nada sino solamente seguía las órdenes de su principal socio y jefe, “El Mayo” Zambada, que es el jefe máximo de la organización.

Jeffrey Lichtman aseguró que Zambada García ha pagado «al actual y al anterior presidente de México, cientos de millones de dólares en sobornos y puede lograr que la gente sea arrestada y que el Ejército y la Policía de México maten a quien él quiera que maten”.

Empero, esos señalamientos fueron refutados por Jesús Reynaldo “El Rey” Zambada García, hermano del “Mayo”, detenido el 23 de octubre de 2008 y extraditado a los EU el 3 de abril de 2012 y que ahora es testigo de cargo en el juicio contra “El Chapo”, al asegurar que éste era el jefe del Cártel de Sinaloa y que para que lo dejaran trabajar, sobornaba con cientos de miles de dólares lo mismo a miembros de la Interpol, a militares, gobernadores, funcionarios de la Procuraduría General de la República y Policía Federal.

Por estrategia legal de sus abogados defensores, opinaron expertos en derecho, podría concedérsele el beneficio de la duda a tales señalamientos, pero si se analiza la situación de uno y otro capo, se comprenderá la diferencia que hay entre los dos y por qué Ismael Zambada García, ha logrado evadir a la justicia durante más de medio siglo, mientras que su socio y compadre, “El Chapo” incluso los hermanos e hijos del “Mayo” Zambada si han caído en prisión.

Ismael Zambada nació el 7 de enero en la localidad del Álamo, en Culiacán, Sinaloa y desde los 16 años incursionó en el mundo de las drogas, “apadrinado” por el llamado “Jefe de Jefes”, Miguel Ángel Félix Gallado, por Ernesto Fonseca Carrillo, “Don Neto” y por Rafael Caro Quintero.

De origen humilde, como su socio y compadre, “El Chapo” Guzmán, comenzó en el narcotráfico como uno más de los sembradores de mariguana.

Discreto, leal, siempre de bajo perfil, Zambada García fue escalando poco a poco peldaños dentro de la organización que lideraba Félix Gallardo, hasta que en la década de los 70 la “Operación Cóndor”, dirigida principalmente para erradicar la droga en el llamado “Triángulo Dorado”, en la frontera que conforman los estados de Durango, Sinaloa y Chihuahua originaron un éxodo de narcotraficantes.

Ese gigantesco operativo, con más de 10 mil soldados, marinos, miembros de la Fuerza Aérea, agentes federales y policías estatales, obligó a los narcos a emigrar a otros estados.

Félix Gallardo, junto con Fonseca Carrillo, Caro Quintero y otros narcotraficantes más, que se convertirían al paso del tiempo en barones de la droga, entre ellos Ismael Zambada García, se refugiaron en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, dando paso al nacimiento del Cártel de Guadalajara, que se convirtió en la década de los ochentas en la organización más poderosa del narcotráfico mexicano.

Precisamente, de las entrañas de ese cártel emanaron el Cártel de Sinaloa, que a la postre encabezarían “El Mayo”, “El Chapo” y Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, otro capo mítico del narco,; el Cártel de Juárez, con Amado Carrillo Fuentes,El Señor de los Cielos” y sus hermanos: Vicente, José Cruz, Alberto, Cipriano y Rodolfo, así como el Cártel de Tijuana, conformado por los hermanos Ramón, Benjamín, Francisco Rafael, Francisco Javier y Eduardo Arellano Félix.

A diferencia de los capos de aquellos tiempos, con excepción de Esparragoza Moreno, al “Mayo” Zambada tampoco le gustó mostrarse en público, ni hacer ostentación de lujos y menos aún de verse involucrado en escándalos.

Ambos capos consideraban que el mayor tesoro de un narcotraficante es el anonimato, desde donde se pueden mover con tranquilidad y sin riesgos.

LEER TAMBIÉN: EL MAYO ZAMBADA, PIEZA CLAVE DEL «CULIACANAZO»

Su manera de ser le valió el reconocimiento de su jefe Félix Gallardo, quien poco a poco lo impulsó hasta ocupar los primeros sitios dentro de la organización, desplazando a sus compañeros, sin embargo, el jefe máximo seguía siendo el llamado “Jefe de Jefes”.

No obstante, tras el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, el 7 de febrero de 1985, luego del cateo al rancho “El Búfalo”, en noviembre de 1984, se dio una intensa persecución por parte del gobierno de los Estados Unidos, bajo el dispositivo “Operación Leyenda”, que culminó con la captura de los tres principales jefes del Cártel de Guadalajara.

Primero fue detenido Caro Quintero, el 4 de abril de 1985, en una finca en Costa Rica; tres días después, fue capturado Fonseca Carrillo, el 7 del mismo mes y cuatro años después, irónicamente también en el mes de abril, el día 8, cayó Félix Gallardo.

Con tales acciones, el Cártel de Guadalajara quedó aniquilado pero fue cuando Ismael, junto con Esparragoza Moreno y Guzmán Loera, retornaron a su natal estado y fundaron el Cártel de Sinaloa, llamado en un tiempo el Cártel del Pacífico.

Al inicio de los años noventa se dieron otras importantes detenciones, como la de Benjamín Arellano Félix, del Cártel de Tijuana; Oziel Cárdenas Guillén, del Cártel del Golfo y entonces el Cártel de Sinaloa se convirtió en la organización del narcotráfico más poderosa de la época.

A partir de 2001, «El Mayo» Zambada ya estaba a la cabeza del cártel e incluso ya había incorporado a la organización a varios de sus hermanos y a su hijo, Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”; quien jugó un papel clave en el cartel al coordinar el envío de varias toneladas de cocaína desde distintos países de Centro y Sudamérica vía México, con destino a los Estados Unidos.

Como ya empezaba a hablarse de la peligrosidad y el liderazgo del “Mayo” Zambada, se dice que el capo recurrió varias veces a intervenciones de cirugía plástica para cambiarse el rostro, además de evitar a toda costa mostrarse en público, con lo que evitaba su identificación.

En la actualidad, no hay fotografías del capo, si acaso la que apareció en el semanario Proceso en el 2010, tras la exclusiva entrevista que concedió al desaparecido fundador y director, Julio Scherer García, en la que aparece abrazando por el hombro al célebre escritor y periodista.

En aquella entrevista, la única concedida por “El Mayo”, dijo que casi nunca dormía en el mismo lugar, nunca bajaba del monte y que su suerte hasta ese momento se debía a que no había aparecido un traidor.

–¿Teme que lo agarren? –le preguntó Scherer.

–Tengo pánico de que me encierren– respondió Zambada.

–Si lo agarraran, ¿terminaría con su vida?

–No sé si tuviera los arrestos para matarme. Quiero pensar que sí, que me mataría.

Se dice que “El Mayo” se mueve sólo en el monte, entre comunidades de la sierra de Sinaloa, su refugio ideal es el “Triángulo Dorado” que conoce desde su infancia, pero siempre discreto, alejado de lujos y protegido por los mismos lugareños y una red de corrupción y connivencia de servidores públicos de distintos niveles.

Pero no solamente ha liderado el Cártel de Sinaloa, también figuró en el Cártel de Juárez, con «El Señor de los Cielos», en el cual también asumió el liderazgo, junto con Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”; tras la desaparición de Amado Carrillo Fuentes, siempre manteniendo un perfil bajo que le ha permitido permanecer prácticamente intocable frente a las autoridades mexicanas y estadounidenses durante más de cinco décadas.

“El Mayo” Zambada se ha convertido en una leyenda en las montañas del “Triángulo Dorado”, que ha sido su refugio durante su trayectoria de casi medio siglo en el mundo del narcotráfico y, pese a los megaoperativos de las fuerzas de seguridad mexicanas en su contra, nunca ha sido atrapado.

LEER TAMBIÉN: EL “MAYO” ZAMBADA, CINCO DÉCADAS IMPUNE

Según autoridades antidrogas, fue “El Mayo” quien preparó y organizó la segunda fuga del Chapo, con el objetivo de quitarse la presión que ejercían las autoridades mexicanas sobre él y de esa manera seguir al frente de la organización más sólida que existe porque ha perdurado en la historia del narcotráfico internacional.

Además del bajo perfil con que se maneja, “El Mayo” pocas veces recurre a la violencia para abrir mercados.

Su principal modus operandi es el dinero con el que compra protección de las autoridades y de la población donde se mueve, independientemente de que se mantiene al margen de las sangrientas guerras de cárteles enemigos por el control del territorio, aunque cuenta con todo un ejército de sicarios para hacerle frente a sus enemigos si o hay otra alternativa.

“El Mayo” procreó cinco hijos; entre ellos Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”; que fue capturado por el Ejército Mexicano el 18 de marzo de 2009 y el 18 de febrero de 2010, fue extraditado a Estados Unidos para enfrentar cargos federales.

Otro de sus hijos, Serafín Zambada Ortiz, fue arrestado con su esposa en noviembre de 2013 cuando cruzaba la frontera en Nogales, Arizona.

Uno más, Ismael Zambada Imperial, alias «El Mayito Gordo», fue capturado por la Armada de México en una comunidad de la ciudad de Culiacán, el 14 de noviembre de 2014.

Antes, el 20 de octubre de 2008 arrestaron a Jesús Reynaldo Zambada García, “El Rey”, ahora testigo de cargo contra el “Chapo” Guzmán y a su hijo Jesús Zambada Reyes de 21 años, sobrino del “Mayo”.

Juan José Parra Zambada, Jesús Zambada Reyes y Vicente Zambada Reyes, sobrinos del «Mayo» quienes también formaron parte del negocio, tampoco lograron eludir la acción de la ley, el primero fue detenido y los otros dos muertos.

A diferencia de otros narcotraficantes, del “Mayo” se conoce muy poco de su vida personal, sólo se sabe que tras asumir la supremacía del Cártel de Sinaloa, se transformó en un próspero empresario y junto con su esposa, Rosario Niebla Cardoza, abrió varias empresas, entre ellas, la lechería Santa Mónica, que se abastecía de los ranchos ganaderos propiedad de la familia.

De acuerdo con la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro, dos de sus hijas, María Teresa y Modesta Zambada Niebla, están identificadas desde 2010 como operadoras de la red de lavado de dinero de su padre, con empresas como el Establo Puerto Rico, Jamaro Construcciones, Multiservicios Jeviz, Arte y Diseño de Culiacán; y en Autotransportes JYM.

Ismael Zambada Sicarios, de 35 años, conocido como “El Mayito Flaco”; es el único de sus hijos que ha actuado de la misma manera que su padre y que ha evitado su captura. Tampoco existen fotografías ni nada en redes sociales, se trata solamente de una sombra que acompaña a su padre a todos lados.

El bajo perfil que ha logrado mantener durante más de 50 años, su capacidad negociadora, su posición de mantenerse ajeno a las guerras por el control del territorio y su habilidad para comprar y corromper todo, podrían explicar el por qué “El Mayo” Zambada ha resistido los embates del Ejército, la Marina y de todas las policías, incluida la DEA y el FBI a lo largo de más de medio siglo.

De sus contemporáneos en el mundo del narcotráfico, no queda casi nadie, la mayoría están presos, fueron abatidos o “murieron” en circunstancias por demás extrañas, pero él se mantiene firme y activo.

En la entrevista a Julio Sherrer dijo dedicarse a la agricultura, de la que sane mucho, “pero si puedo hacer un negocito en los Estados Unidos, pues lo hago”, declaró hace 10 años.

Así, invisible y poderoso en el negocio de las drogas, es el “Mayo” Zambada, donde los mismos capos lo reconocen como uno de los más inteligentes narcotraficantes, con el control del trasiego de cocaína no nada más en territorio mexicano, sino en ciudades como Arizona, California, Chicago y Nueva York.

Related posts

RESOLUCIÓN DE AMPARO A GONZÁLEZ CANTO HASTA FINES DE NOVIEMBRE

Información

DENUNCIAN ANTE SEIDO A ROMERO DESCHAMPS

Información

MIENTE MARYBEL VILLEGAS A LOS QUINTANARROENSES

Información

Leave a Comment

Ir a la barra de herramientas