Sol Quintana Roo
Portada

ENTRE PELEAS Y AMBICIONES, MORENA A LA BAJA

(Segunda parte)

*Número de afiliados, un galimatías

STAFF SOL QUINTANA ROO

Ciudad de México.- Pero el número de afiliados es un verdadero galimatías que ni los propios dirigentes se ponen de acuerdo. Cada quien tiene sus cifras y ninguno coincide.

Tiene tres padrones de afiliados con números muy distintos, que van de los 300 mil a los tres millones.

Mientras que el Consejo Nacional del partido (que realiza el reglamento del partido y sustituye integrantes de ser necesario) reportó tres millones 100 mil afiliados a principios de julio de 2019, el último conteo del que tuvo conocimiento la presidencia del partido fue de un millón 800 mil, de acuerdo con una información del 31 de julio de ese mes.

Según el dato más reciente hay 280 mil afiliados de Morena registrados en el INE. Sin embargo, éstos no son todos, sólo se registró la cantidad mínima de personas para ser considerado un partido político, explicó el Consejo Nacional.

La última verificación de los afiliados se hizo en 2017, y el partido tiene hasta el 31 de enero de este 2020 para actualizar esos datos.

Pero hay otras cifras, las que hablan de un total de siete millones de solicitudes de 2018 y 2019 las que no han podido ser validadas, cifra poco creíble y desproporcionada.

Y es que Morena cerró el registro de afiliados después del triunfo de López Obrador, pues la victoria habría provocado una ola de medio millón de solicitudes, algo que fue visto con malos ojos por la dirigencia nacional.

El registro de afiliados se cerró para evitar que “oportunistas” y personas “con intereses” se colaran al partido de AMLO, argumentó en su momento e liderazgo nacional de Morena.

Sobre la confusión del número de militantes la dirigencia nacional de Morena reparte culpas sin asumir responsabilidad alguna. Yeidckol Polevnsky responsabilizó a Francisco de la Huerta y Gabriel García, ex secretarios de Organización, quienes –asegura- no entregaron el padrón de militantes en tiempo y forma.

En medio de cifras imprecisas sobre la militancia real de Morena y las luchas internas, Polevnsky dijo que será hasta 2021 cuando podría llevarse a cabo la renovación de la dirigencia nacional del partido, pues recordó que en septiembre próximo inicia el proceso federal, por lo cual los partidos no pueden hacer elecciones internas en ese período.

Aunque el plazo que impuso el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para renovar el proceso electoral al interior del partido concluye a finales de enero, la jurisprudencia 48/2013, establece que cuando por causas extraordinarias o transitorias las dirigencias no han terminado su proceso electoral, entra en automático una prórroga.

Sobre la propuesta del presidente López Obrador de que la renovación de la dirigencia se lleve a cabo mediante una consulta, Polevnsky señaló que de haberse apoyado ese método, se podrían haber resuelto las cosas de otra manera.

Sin embargo, agregó que el tema del padrón no podría haberse resuelto porque estaba totalmente secuestrado y manipulado.

Para Alejandro Rojas Díaz Durán, aspirante a dirigir Morena, lo más indicado es que en abril próximo se lleven a cabo las renovaciones de los comités nacional y estatales a través del método de encuestas.

Dijo que solicitará al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que niegue una prórroga a los actuales liderazgos del partido.

En su opinión, por culpa de Yeidckol Polevnsky y de Bertha Luján las preferencias hacia Morena cayeron hasta 20 puntos, lo que implica la pérdida de 10 millones de sufragios.
Con estos resultados, la mejor contribución que pueden hacer ambas dirigentes es renunciar por dignidad y por decoro, por su impericia y por la manipulación de las candidaturas a modo de sus muy personales intereses, dijo Díaz Durán.

Señaló que los militantes morenistas no permitirán que acaben con el partido, por lo que enfatizó que urge el cambio en la dirigencia.

“No permitiremos que sigan entregando a Morena a nuestros adversarios, porque con ellas al frente, seguro perderemos la mayoría en la Cámara de Diputados en el 2021, que debe ser la prioridad electoral para darle certeza al gobierno federal”, manifestó.

Aseguró que de no obtener el triunfo en los comicios del año entrante, entonces acabarán con la Cuarta Transformación para 2024, echando por la borda las esperanzas que generaron en millones de mexicanos.

La falta de unidad que se ha manifestado en las asambleas morenistas y la guerra por el liderazgo, obligan al partido a reconstruir el frente amplio de izquierda democrática, progresista y vanguardista que tanto ha pregonado si quiere ganar las elecciones federales en el 2021.

Si Morena quiere repetir en la elección del año entrante el tsunami del 2018 que requieren la consolidación de la 4T y el gobierno de López Obrador, debe aplicar la misma fórmula que desplegó en campaña su fundador y que consiste en la reconstrucción del movimiento popular del partido como un frente amplio de las fuerzas de izquierda, de lo contrario quedará demostrado que al igual que otros como el PRD e incluso el PRI, el partido en el poder está condenado a la sobrevivencia.

Lo único que está muy claro en estos momentos, es que Morena es un barco de piratas en el que navegan a la deriva corsarios que se odian entre sí y que están dispuestos a todo con tal de aferrarse al timón.

Related posts

LOS BOTS DE LA SENADORA

Información

RED DE NARCOS OPERA EN AEROPUERTO BENITO JUÁREZ

Información

DICTAN PRISIÓN PREVENTIVA A ROSARIO ROBLES

Información

Leave a Comment

Ir a la barra de herramientas