Sol Quintana Roo
Portada

NUEVO TRIÁNGULO “DORADO”

*Quintana Roo, Campeche y Belice: Narcoaeródromo y cementerio de narcoavionetas

*El tráfico aéreo de drogas se incrementó en 2019 en más de un 70 por ciento; Al menos 30 narcovuelos al mes con toneladas de droga

*“El Chapo” operaba en Belice con avionetas y un narcotúnel

REPORTAJE ESPECIAL

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal.– Las fronteras México y Belice hasta los límites de Quintana Roo y las colindantes con el estado de Campeche están convertidas en un gigantesco cementerio de narcoavionetas, cargadas con droga, turbosina o dinero, que terminan siendo abandonadas bien porque se accidentaron, sufrieron alguna descompostura, tuvieron un aterrizaje forzado o se ven obligados a dejarlas al ser descubiertos por las autoridades.

Conforme a estadísticas de la Subprocuraduría Especial de Investigaciones en Delincuencia Organizada (SEIDO), de la Fiscalía General de la República, el año pasado el tráfico aéreo de drogas, procedente de Sudamérica, incrementó en no menos de un 70 por ciento.

Resultado de imagen para mario villanueva madrid
Mario Villanueva

El ingreso de droga a nuestro país por la frontera sur, según reportes de inteligencia, data al menos de hace un cuarto de siglo, cuando arribó a la gubernatura de Quintana Roo Mario Ernesto Villanueva Madrid, en 1993, e igual que ahora, la vía preferida por el narcotráfico, era la aérea combinada con la marítima y la terrestre.

Las avionetas que volaban (y vuelan) por lo bajo para evitar los radares, descargaban la droga arrojando los paquetes desde el aire a laguna de Bacalar y entonces una “nube de pateros” se lanzaba a las aguas para rescatarlos de inmediato, trasladarlos en lanchas rápidas hasta la costa y de ahí proseguir con la ruta a través de vehículos terrestres.

En los 25 años transcurridos, conforme a trabajos de inteligencia, el trasiego de droga ha aumentado desproporcionadamente, pues el tráfico aéreo se ha intensificado, ya que no solamente avionetas con 300 kilos de droga surcan los cielos beliceños y mexicanos llevando hasta tonelada y media de cocaína.

Conservadoramente, las autoridades antidrogas estiman que mensualmente se observan al menos 30 vuelos de aparatos, de tal manera que de enero a la fecha han sido detectados, más no interceptados, más de 100 vuelos con cargas de droga que llevan al sur de Quintana Roo y hasta la zona limítrofe con Campeche.

En dicho punto y en la franja fronteriza con Belice, que cuentan con narcopistas clandestinas y hasta narcoaeródromos habilitados en lagunas secas, se han registrado numerosos percances relacionados con avionetas y narcoaviones, en los que han localizado grandes cargamentos de droga.

Por el lado mexicano, en los límites de Quintana Roo y Campeche fueron descubiertos dos narcoaeródromos habilitados en los suelos secos de las lagunas Ik y La Valeriana y en los municipios de Calakmul y Hopelchén, así como pistas clandestinas en las comunidades de Miguel Alemán, Río Verde, Payo Obispo, El Gallito, Nuevo Tabasco yBacalar.

También se ha detectado que hay frecuentes aterrizajes en caminos ubicados en la frontera México-Belice, en las cercanías del Río Hondo, en la zona agrícola de la comunidad de El Ramonal, lo mismo que en los ejidos El Cedral y San Pedro Peralta, municipio de Othón P. Blanco.

En operativos del Ejército en los que se detectaron narcoaterrizajes en la ribera del río Hondo, tras intercambiar información con el gobierno beliceño, se estableció también que había pistas clandestinas en los campos menonitas de Blue Creek, Belice, colindante con La Unión, comunidad situada más al sur en Quintana Roo y en el Distrito de Orange Walk.

La impunidad con la que opera el narco en ambas fronteras, propiciada involuntaria o voluntariamente por las autoridades, llegó a tal grado que Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera operaba en Belice y hasta contaba con un narcotúnel para cruzar de una a otra frontera.

En el mes de enero de este año, Edward Vincent Martínez, medio hermano del ministro de Belice, Anthony “Boots” Martínez, dio a conocer que funcionarios del Departamento de Policía y políticos de alto rango, en contubernio con gente del “Chapo” Guzmán, participaban en los aterrizajes de avionetas con droga, recibiendo los cargamentos en Belice para introducirlos a suelo mexicano a través de un narcotúnel.

Vincent Martínez, dijo que contaba con las evidencias necesarias para demostrar la existencia de una casa de seguridad, con pasajes sibterráneos, propiedad del “Chapo”, pero a nombre de un oficial de policía de alto rango.

Tales acusaciones fueron corroboradas al cotejar el número récord de aterrizajes y al detectar numerosos vuelos clandestinos de avionetas y aviones ocurridos en la franja fronteriza de Belice con México.

Posteriormente, durante el juicio instruido contra “El Chapo”, por dichos de antiguos cómplices que se convirtieron el testigos colaboradores, quedaría claro que Belice está convertido en un punto de distribución clave para la venta al por mayor de cocaína de los cárteles en América del Sur con los cárteles mexicanos.

A la fecha, se sabe que son el Cártel de Sinaloa, el Cártel Jalisco Nueva Generación y Los Zetas, rivales acérrimos entre sí, los que mantienen mayor presencia y una lucha a muerte tanto en la frontera sur mexicana como en la norte de Belice y si bien el narcotúnel descubierto fue inutilizado, lo cierto es que continúan llegado a México toneladas y toneladas de droga.


(Continuará)

Related posts

¡35 MIL EJECUTADOS!

Información

¡CANDIDATOS DESCONOCIDOS!

Información

¡CIRCO LEGISLATIVO!

Información

Leave a Comment

Ir a la barra de herramientas