*En la lista de la UIF para investigación, “super delegado”

*Le quedó grande el puesto al “súper delegado” Arturo Abreu Marín

*Durante la visita del secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, a Cancún, ni lo volteo a ver

STAFF SOL QUINTANA ROO

La visita del secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, a Quintana Roo, dejó en claro que el «súper delegado» Arturo Abreu Marín abandonará el cargo más pronto de lo esperado.

La mayor parte de los dos días que permaneció en Cancún, Herrara Gutiérrez, los dedicó a reuniones gubernamentales a algunos alcaldes y hasta sostuvo encuentros privados con un grupo de empresarios.

Sin embargo, al delegado de Programas para el Desarrollo en Quintana Roo, Herrera Gutiérrez, apenas le estrechó la mano, lo llamó “Arturito” y le dio la espalda.

Durante los eventos en los que estuvo presente el encargado de las arcas del país, Abreu Marín apenas asomó la cabeza pues no tuvo nada que presumir cómo logro suyo.

Por el contrario, llegó a oídos de Herrera Gutiérrez una serie de quejas de las pifias cometidas por Abreu Marín en las delegaciones, entre ellas las del recorte innecesario de personal y reducción de funciones de la oficina de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en Playa del Carmen pues muchos contribuyentes se rumora la desaparición de información “delicada” hecho del cual el “súper delegado” ni se inmutó o en el peor de los casos omitió informar.

En fin, este y otras anomalías se han registrado en Quintana Roo poniendo en evidencia la incapacidad administrativa en la función pública y la fuerte sospecha de abrirle las puertas de par en par una serie de actos de corrupción.

Aquí le adelantamos que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ya tiene en su escritorio la terna sugerida de cuatro personajes (tres hombres y una mujer) quintanarroenses de donde saldrá el nuevo delegado de Programas para el Desarrollo en Quintana Roo.

Las motivaciones para hacer a un lado al tabasqueño íntimo amigo del Presidente López Obrador son diversas, pero las que más le han provocado prurito entre las verdaderas cabezas de la 4 Transformación, es la caída en picada del resquebrajado morenismo en la entidad, seguido del mal uso del presupuesto y la equivoca designación de sus subcoordinadores en las zonas norte y centro de Quintana Roo.

Y por si fuera poco, al bonachón “super delegado” tuvo la puntada de cerrar las oficinas de varias delegaciones vitales en los municipios de Playa del Carmen, Chetumal, Tulum, Cozumel e Isla Mujeres. Es cierto que a principios del año pasado se anunció la reducir de 73 a 24 las delegaciones federales en la entidad, y que en realidad no se trataba de la desaparición de las dependencias, sino de la concentración de sus funciones en las 24 sobrevivientes para hacer más eficiente el gasto.

Pero una cosa muy distinta es cerrar de plano las que son consideradas estratégicas. Por ejemplo, en Playa del Carmen, por decisión de Arturo Abreu Marín no existe la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

En la cabecera municipal de Solidaridad a diario se cometen cientos de arbitrariedades contra los consumidores, sean pobladores o turistas, que no tienen donde reclamar sus derechos o denunciar los abusos de comerciantes o prestadores de servicios abusivos. Lo mismo pasa en Cozumel, Tulum e Isla Mujeres.

Además, la inoperancia por la supuesta falta de recursos ha llevado al personal de las delegaciones como el Instituto Nacional de Migración (INM), Relaciones Exteriores (RE), Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entre otras, a incurrir en las mismas prácticas del pasado en donde la presencia de coyotes vinculados con funcionarios, y los moches como es el caso de la SCT al transporte público federal, la apabullante presencia de anuncios espectaculares en las carreteras, el nulo mantenimiento de vialidades de competencia federal son el pan de todos los días.

Lo menos que le puede pasar al “súper delegado” es ser retirado del cargo por su cernía con el presidente de México, Andrés López Obrador. En un escenario más trágico que lo caso Abreu Marín podría sumarse a la lista de superdelegados que son investigados por desvío de recursos de dinero público, destinado para programas sociales; por nepotismo y por operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero), en algunos casos.

Según información de primera mano, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publicó, la Secretaría de la Función Pública y la Fiscalía General de la República, tienen en sus manos sendas investigaciones contra 10 superdelegados designados por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Fuentes de la UIF, confiaron a Grupo Sol que los funcionarios federales que fueron nombrados por López Obrador para coordinar e implementar planes, programas y acciones para el desarrollo integral y con funciones para la atención ciudadana, y que ahora se encuentran sujetos a investigación por diversas irregularidades y delitos, son:

Aldo Emmanuel Ruiz Sánchez, Juan Carlos Loera de la Rosa, José Antonio Aguilar Castillejos, Indira Vizcaíno Silva, Mauricio Hernández Núñez, Rodrigo Abdalá Dartigues, Gabino Morales Mendoza, Jaime Montes Salas, Jorge Taddei Bringas y Armando Zazueta Hernández.

A esta lista podría sumarse el tabasqueño Arturo Abreu Marín, compañero de mil batallas de Andrés López Obrador pero que no dio el ancho en la encomienda en Quintana Roo.

Dejar respuesta