José Sánchez López

*Magistrado abusador de sus hijas, sería nombrado juzgador vitalicio

HACE 4 meses y medio, el magistrado MANUEL HORACIO CAVAZOS LÓPEZ, del
Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, fue denunciado
(carpeta de investigación CI-FDS/FDS-6/UI-FDS-6-02/1927/09)2019), por
violar a sus dos pequeñas hijas de 5 y 7 años de edad.

A la fecha, luego de un sin fin de tretas legaloides y una descarada
protección, la Dirección de Comunicación Social del TSJCDMX, señala
que no tiene ninguna postura institucional, “ya que la denuncia es por
actos cometidos fuera de su encargo, así que es un tema privado”.

¿Tendría que haberse puesto toga y birrete cuando atacó a sus hijas?

O cuando abusó, como ya no estaba en el recinto judicial ¿ya no es juez?

Y en estos días, el presunto violador está a punto de ser ratificado
(sólo a las ratas se les ratifica), como juzgador vitalicio o al menos
hasta que cumpla los 70 años, es decir, que podríamos tener a MANOLO
otro cuarto de siglo “impartiendo justicia.

En el legajo denunciante hay pruebas periciales médicas, valoraciones
psicológicas, declaraciones de las niñas ante el Ministerio Público y
psicólogos especializados, y audios en los que las pequeñitas narran a
su madre las agresiones.

Las afectadas niñas, han tenido que ser sometidas a sesiones
psicoterapéuticas, debido a que muestran evasión, ansiedad y angustia
al hablar sobre una posible agresión sexual, “se identifica ansiedad,
enojo, miedo, tristeza y confusión, sintomatología asociada a víctimas
de agresión sexual”, precisa uno de los dictámenes.

Si se llegara a judicializar, el delito ameritaría prisión preventiva
y MANOLO tendría que enfrentar su juicio desde la cárcel. De ser
encontrado culpable se le impondría una pena de 8 a 20 años de
prisión, sólo que esta aumentaría en dos terceras partes cuando se
trata de menores de edad y se agrava si hay parentesco con las
víctimas aún más si se trata de un servidor público.

El viernes 17 de enero se celebró una audiencia en la que se dieron 10
días al Ministerio Público para determinar si hay elementos
suficientes para llevar el caso ante un juez o si lo cierra por
improcedente.

Ya transcurrió el plazo y no hay resolución alguna.

Empero, para la Fiscalía General capitalina, en uno de sus peritajes
señala que dá por cierto el hecho denunciado, aunque aclara “que no
fue percibido como una agresión cuando sucedió” (¿?).

“(…La víctima) no presenta afectación psicológica compatible a la
presentada por personas que han sido agredidas sexualmente, como
consecuencia de los hechos que denuncia, si bien el evento es
sorpresivo, súbito, la menor de edad no proporciona una connotación
negativa hasta el momento de la revelación. No hay cambios en el
comportamiento de la niña, ni síntomas físicos, como pueden ser
jaquecas o dolores estomacales”, señala.

La madre solicitó al juez de lo familiar decimoquinto, que llevó el
caso de su divorcio en abril de 2019, que suspendiera legalmente las
convivencias del padre con las hijas, pero no le ha sido concedido tal
pedimento.

Por su parte, el presunto violador niega las acusaciones y refuta en
una largo escrito: “Es evidente que lo que se escucha en esta plática
(los audios) representa un repaso de la información previamente
implantada por la hoy denunciante en la mente de la menor”.

Al respecto, organizaciones sociales y legisladores de todos los
partidos firmaron una carta dirigida a la jefa de Gobierno, CLAUDIA
SHEINBAUM, con copia a la fiscal, ERNESTINA GODOY y a RAFAEL GUERRA
ÁLVAREZ, presidente del TSJCDMX, en el que exponen que hay una
denuncia por delitos sexuales contra el magistrado y exigen que se
resuelva con estricto apego a derecho.

Hasta ahora el Consejo de la Judicatura no ha informado de cuándo será
la ratificación o rechazo de los magistrados, pero podría darse de un
momento a otro.

Mientras, MANUEL HORACIO se muestra tranquilo y seguro de ser
ratificado, sin que nada ni nadie puedan impedirle erigirse nuevamente
en otro honesto, impoluto y preclaro miembro del máximo tribunal de
justicia de la Ciudad de México, como tantos que hay ¿qué nó?

Los principios y valores que debe observar un juez, son: honestidad,
excelencia, objetividad, imparcialidad, profesionalismo e
independencia

Dejar respuesta