Edgar González Martínez/Sol Quintana Roo

*Desalentadora posición de México en competitividad

Ocupa el lugar 69, de una muestra de 132 países

En materia de competitividad, México ocupa el lugar 69 de una muestra de 132 países y el número 8 de las 20 naciones que conforman la región de América Latina y el Caribe, según en Índice Global de Competitividad de Talento (Global Talent Competitiveness Index GTCI), esto es, un instrumento de comparación, de periodicidad anual, que clasifica países y grandes ciudades según su capacidad para desarrollar, atraer y retener el talento. Creado en 2013 por INSEAD en asociación con Adecco Group, el informe proporciona una herramienta a Gobiernos, ciudades, empresas y organizaciones sin ánimo de lucro para diseñar sus estrategias para superar los desfases del talento y ser competitivos en el mercado mundial.

En la séptima edición del Índice Global de Competitividad de Talento (GTCI) 2020, publicado en el Foro Económico Mundial en Davos de este año, revela que Suiza sigue liderando el mundo en materia de competitividad de talento, seguida de Estados Unidos y de Singapur, en segundo y tercer puesto respectivamente.

En el caso de México ocupa el puesto 69 de una muestra de 132 países y el número 8 de las 20 naciones que conforman la región de América Latina y el Caribe.

En este año, el GTCI presenta un nuevo componente: la adopción de tecnología. Su objetivo es capturar hasta qué punto los países están tomando medidas para estar preparados ante la llegada de la Cuarta Revolución Industrial. Por lo tanto, proporciona una medida de qué tan bien los países están permitiendo el desarrollo de talentos asociados con tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial e Internet de las cosas. México destaca en las 3 variables de adopción de tecnología: utilización de la tecnología (52), inversión en tecnologías emergentes (62) y robotización (32).

Según las conclusiones que se desprenden del estudio de Adecco Group, la empresa líder del mundo en soluciones de recursos humanos, en asociación con el INSEAD y Google, el talento en Inteligencia Artificial es especialmente escaso y está distribuido de forma desigual en las industrias, los sectores y las naciones por lo cual se necesita urgentemente una estrategia laboral generalizada para desarrollar «capacidades fusionadas» que permitan a los humanos y a las máquinas interactuar con efectividad y eficacia en actividades híbridas.

México, en el peor escenario para comenzar el 2020: INEGI.

Por cierto, este próximo jueves 30 de enero, INEGI dará a conocer su estimación oportuna de la variación del PIB del cuarto trimestre de 2019. Todo parece indicar que registrará una contracción, tanto el último tercio del año, como en el acumulado de 2019. Las últimas cifras del IGAE (de noviembre) muestran considerables contracciones en la actividad secundaria (industria) y una desaceleración importante en las terciaria (servicios). En particular, los datos del IGAE de octubre y noviembre muestran que la economía se contrajo en ese período 0.8%.

Como lo fue a lo largo de todo el año -precisa el INEGI-, el eslabón más débil y que explica en gran medida este bajo dinamismo, son las caídas constantes en la inversión productiva. En gran parte explicada por un ambiente de poca confianza para las inversiones.

Así -añade el INEGI- nuestra expectativa es que la economía mexicana se contrajo -0.7% durante el último trimestre del año octubre-diciembre del año pasado, a tasa anual con cifras originales. Con ese dato, se confirmaría que la economía en 2019 se estancó y observó incluso una ligera contracción en términos reales cercana al 0.25%.

Con ello, el PIB de México se encuentra en el umbral entre un estancamiento y una recesión económica (una variación de 0.0% o caer -0.3% es prácticamente hablar de un estancamiento).

Lo anterior conlleva dos problemas. El primero es que lejos de que pareciera que la debilidad económica haya tocado fondo, las últimas cifras hacen notar que sigue profundizándose la pérdida de dinamismo. A comienzos del 2019 considerábamos que la primera mitad del año sería la más débil; la realidad es que la segunda parte fue la de mayor pérdida de dinamismo. El segundo, es que entrar en una tendencia de variaciones negativas en el PIB trae consigo que pueda tardar meses en recuperarse, con el riesgo de que se vuelva un círculo vicioso de mayores caídas.

En este sentido, México se encuentra en el peor escenario para comenzar el 2020, ya que inicia con una economía con tendencia a la baja. Revertirla será difícil o podría demorar más tiempo y retrasar con ello la recuperación del PIB. Por consiguiente, el primer trimestre de este nuevo año será difícil y no descartamos también se registre una contracción.

El PIB en 2019 y 2020 se mantienen en 0.0% y 1.0%; para el 2021, 1.7%: Citibanamex.

Según la encuesta que realiza el Citibnamex, publicada todos los martes, se espera una recuperación del crecimiento del PIB adicional en 2021 a 1.7%. A su vez, la mediana de las expectativas para la inflación general al cierre de 2020 permaneció en 3.50%, mientras que para diciembre de 2021 se ubica en 3.52%. En el caso de las proyecciones de tipo de cambio para 2020, su mediana disminuyó a 19.75 pesos por dólar desde un 19.85 ppd en nuestra encuesta anterior, lo que representa su nivel mínimo desde enero de 2019 cuando empezamos a preguntar por esta expectativa. Consideramos que este movimiento podría estar relacionado con la reciente apreciación del peso. Para 2021, el consenso continúa anticipando una mayor depreciación del peso hacia 20 unidades por dólar al final de ese año, el mismo nivel que el pronosticado en nuestra encuesta previa. Finalmente, las expectativas para la tasa de fondeo al cierre de 2020 y 2021 permanecen sin cambio en 6.50% y 6.00%, respectivamente.

Alianza entre Banorte y el banco suizo Lombard Odier.

Lazarán en México un nuevo fondo de inversión de clase mundial creado para sus clientes de banca privada. Con este acuerdo, pionero en el país, se ofrece una nueva solución de inversión global diversificada para los clientes de Banorte. Los clientes podrán acceder a los servicios del nuevo fondo de inversiones a través de sus contratos de inversión nacionales. Este fondo de inversión está registrado, depositado y es gestionado en México por Banorte, mientras que el equipo de Lombard Odier actúa como asesor de inversiones, al decidir sobre la estrategia de asignación de los activos y la selección de instrumentos. Con esta colaboración se combinarán la experiencia de Banorte en el mercado nacional y la especialización de Lombard Odier en inversiones globales.

“Banorte y Lombard Odier somos dos instituciones que compartimos los valores de integridad, responsabilidad e innovación. Aliarnos para desarrollar este nuevo fondo de inversión fue una decisión natural, pues traemos a casa una solución de clase mundial en beneficio de nuestros clientes”, comentó Luis Pietrini Sheridan, Director General Adjunto de Banca Privada de Grupo Financiero Banorte.

Anuncios

Dejar respuesta