*La falta de atención por parte del presidente José Esquivel Vargas da como resultado un municipio inseguro, falto de servicios básico, aumento de la violencia y carencias en todas y cada una de las comunidades de la cuna de la cultura maya

*Empleados de la propia Comuna dieron a conocer a Sol Quintana Roo que el primer edil abandona sus funciones, hasta tres veces por semana, para atender casos personales en la capital del Estado, donde visita a una jovencita de 22 años de edad

*Felipe Carrillo Puerto luce como zona de guerra: Calles en mal estado, ineficiencia en el ser vicio de basura, falta de alumbrado público, sobre todo, no existe vigilancia policíaca después de las 8 de la noche; asaltan hasta en su hotel

 

STAFF SOL QUINTANA ROO

El presidente José Esquivel Vargas perdió la cabeza y en vez de velar por los intereses del territorio y por el crecimiento político, social y económico de su municipio ha logrado crear un total desorden Felipe Carrillo Puerto, donde hoy no hay familia que viva tranquila por el abandono en que se encuentran.

Lo anterior se desprende por la falta de atención por parte del presidente José Esquivel Vargas, que ha dado como resultado un municipio inseguro, falto de servicios básico, aumento de la violencia y carencias en todas y cada una de las comunidades de la cuna de la cultura maya.

Las denuncias públicas se hacen generales y los ciudadanos nada más esperan que sean escuchados por alguna autoridad de más rango, porque en el Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto sus palabras son nulas.

Empleados de la propia Comuna dieron a conocer a Sol Quintana Roo que lo anterior se ha está dando debido a que el primer edil abandona sus funciones, hasta tres veces por semana, para atender casos personales en la capital del Estado, donde visita a una jovencita de 22 años de edad de quien se dice es ahora su segunda concubina sentimental.

Esta joven, según dieron a conocer a este Medio Informativo de nombre Mónica Orozco Jara, es su ahijada y es por quien dejó a Karen Alcocer Núñez, con quien supuestamente procreó un hijo y quien fue el motivo de su separación de su esposa Silvia Esquivel.

Es decir, el presidente municipal por estar cuidando sus relaciones sentimentales viaja a Chetumal todas las semanas y se queda por espacio de varios días, desatendiendo por completo sus labores como representante de los carrilloportenses.

Incluso, quienes laboran en la Comuna dieron a conocer que ya no atiende a ninguna persona en su despacho y por ahí, sólo se para para firmar documentos y recoger el dinero de las arcas municipales que se gasta en fiestas que comparte con muchachitas en un lujoso departamento que rentó o adquirió en Chetumal.

Es por eso que Felipe Carrillo Puerto luce como zona de guerra: Al caminar se pueden observar calles en mal estado, sucias y llenas de basura por la ineficiencia en el ser vicio de basura, falta de alumbrado público, sobre todo, no existe vigilancia policíaca después de las 8 de la noche.

Es tanto lo que ha crecido el vandalismo en la cabecera municipal, qué hasta el propio hotel de José Esquivel Vargas, La Casona, fue asaltada por un grupo de rufianes en días pasados, acto que intentaron dejar en secreto.

Mientras que los ciudadanos sufren las carencias por parte de un personaje que lo mareó el poder, el Presidente Municipal de disfruta del dinero de las arcas municipales a manos llenas; al igual, que en su momento lo hizo cuando fungió como diputado local.

Sin embargo, lo único que no ha perdido es la arrogancia y sigue amenazando gente, como lo hizo con reporteros cuando fue legislador, y entregando la obra pública a amigos o al mejor postor… Porque mientras el gato anda fuera, los ratones hacen fiesta.

 

Anuncios

Dejar respuesta