José Sánchez López / Sol Quintana Roo

La aceptación a nivel popular que tiene ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR como presidente, y que va a la baja conforme la gente se da cuenta de sus ocurrencias y disparates, no le faculta para transgredir y violar la ley, como lo está haciendo impune y arbitrariamente en el caso del avión presidencial, que no es rifa, ni es avión.

Por cierto el aparatejo no se ha pagado, aún se debe una buena lana.

Hasta 2019 el gobierno lleva gastados mil 833 millones de pesos en el pago del avión que “ni Trump quiere”, pero todavía se deben a BANOBRAS más de 2 mil 700 millones de pesos que deberán pagarse en su totalidad en 2027, es decir 3 años después de que LÓPEZ deje de ser presidente, si es que, como lo repite una y otra vez sin que nadie se lo pregunte, no se reelegirá.

Aunque los más seguro es que haya un cambio de planes, total, una consulta a mano alzada y ya está.

La Ley General de Responsabilidades Administrativas, prohíbe a todos los servidores públicos, incluido obviamente el jefe del Ejecutivo Federal, solicitar dádivas para beneficio personal o de terceros, además de que los obliga a seguir a pie juntillas una política de integridad.

Pero al presidente LÓPEZ, que confunde presidencia con omnipotencia, le vale un pepino lo que marque a ley y ya organizó y concretó su “vaquita voluntaria” que no es más una descarada extorsión a empresarios.

Con tamales de chipilín y un champurrado, los hombres de empresa de este país, cuya fortuna no es resultado de la política sino de su trabajo, tuvieron que tragar saliva, apechugar, y firmar, de entrada, una carta-compromiso para promover la compra de cachitos para la rifa del avión.

Algunos lo hicieron por 10 millones, otros por 20 y hubo varios de los 75 que acudieron “voluntariamente” a la cena, que llegaron hasta los 200 millones.

Un compromiso total de mil 500 millones de pesos.

¿De no haberse plegado a la voluntad del presidente LÓPEZ, que argumenta que todo ha sido voluntariamente, que pasaría?

¿Los exhibiría en sus mañaneras? Los estigmatizará? Los señalaría? ¿Los perseguiría? ¿O simplemente quedarían fuera de favores institucionales?

Pero por lo pronto, como dijera la legisladora del PAN, XÓCHITL GÁLVEZ RUIZ, los señores empresarios ya compraron sus indulgencias y ya podrán moverse sin trabas ni problemas.

Y mientras continúa el vodevil del avión, cuya trama será tema de las mañaneras al menos durante los próximos siete meses ¿Qué ocurre con los demás problemas que realmente incendian al país?

¿La inseguridad? ¿Los feminicidios? ¿El Insabi? ¿El nulo crecimiento?

“Nada, nada, todo es cosa de los conservadores, de los neoliberales, pero no somos iguales, las cosas ya no son como antes”, diría el clásico.

El presidente LÓPEZ comenzó su mandato con una aceptación de casi el 80 por ciento y, paulatinamente, conforme los resultados de la publicitada Cuarta Transormación, a la fecha es del 56.5 por ciento, una baja considerable.

Y apenas van 14 meses.

¿Será que como dijera el teórico, político y filósofo saboyano, JOSEPH MARIE CONDE DE MAISTRE, “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” y ese pueblo bueno y sabio ya se está dando cuenta de quién intenta gobernarlo?***DIME DE LO QUE PRESUMES Y TE DIRÉ DE LO QUE CARECES.

***AU REVOIR.

Anuncios

Dejar respuesta