*SEIDO de México y la FELCN de Bolivia, intercambian Información

*Se robustece hipótesis de que la droga era para el Cártel de Sinaloa

STAFF SOL QUINTANA ROO

EL JET CARGÓ LA DROGA EN BOLIVIA

De igual manera, las autoridades bolivianas en voz del Ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Arturo Murillo Prijic, confirmaron los publicado por Sol Quintana Roo, en relación a que la droga sí fue cargada en Bolivia, exactamente en el Departamento Santa Cruz de la Sierra, considerado por el gobierno como “el epicentro del tráfico ilícito de drogas en Bolivia”.

En su momento precisó: “Claramente la droga es boliviana, parece ser que salió de nuestro país porque las bolsas encontradas en el avión son las que se fabrican aquí, en Bolivia”.

El también ex titular de la Fiscalía de Bolivia, señaló que como resultado del aseguramiento del avión Gulfstream GLF 3, matrícula N18ZL, el pasado martes 4 que salió de Argentina tripulado por dos pilotos de nacionalidad boliviana. Los gobiernos de los tres países involucrados: Argentina, Bolivia y México, desarrollan una investigación conjunta.

Hasta el momento no ha habido información oficial, ni de México, ni de Argentina, solamente Bolivia ha hecho declaraciones al respecto.

Asimismo, el viceministro de Régimen Interior y Policía, Daniel Humérez Valda, detalló que los pilotos Miguel Ángel Blázquez Vallejos, de 43 años, y Aldo López Matienzo, de 51, respectivamente, son investigados en México.

Conforme a investigaciones realizadas por autoridades de Argentina se estableció que el avión Gulfstream GLF 3 matrícula N18ZL, llegó al aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes la noche del lunes 27, a las 23 horas, procedente de Cozumel, Quintana Roo, México; permaneció en uno de los hangares hasta minutos antes de las 08:00 del día siguiente y finalmente despegó de dicha terminal aérea.

El argumento del arribo de la nave al aeropuerto, fue que, como taxi aéreo, iban a recoger a dos clientes que habían contratado sus servicios para llevarlos a Cozumel, pero como no habían llegado habían decidido regresar a México.

Las autoridades aeroportuarias verificaron los nombres de los supuestos clientes cuyas identidades resultaron falsas, por lo que decidieron revisar a fondo el aparato aéreo y lo sometieron a tres controles: Uno de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), otro de Aduanas y el tercero de Sanidad de Fronteras.

En ningún de las revisiones se detectaron irregularidades, es decir, en esos momentos no había droga en el avión, por lo que les permitieron abandonar la terminal aérea de la Provincia de Salta, pese a que los pasajeros resultaron inexistentes.

El fiscal federal de Salta, Ricardo Toranzos, dijo que los agentes que participaron en los operativos prestaron su declaración como testigos y todos los testimonios fueron coincidentes al señalar que hicieron una revisión exhaustiva, que subieron al avión y que no había nada adentro.

Añadieron que ningún vehículo con capacidad para llevar esa cantidad de cocaína ingresó al lugar donde había quedado estacionado el jet durante 9 horas, afirmaciones que respaldan el mismo tiempo de grabación (9 horas) de las cámaras del lugar.

En opinión del jefe de la PSA, José Glinski, lo que hicieron los pilotos fue “apagar el Transpoter”, un aparato que emite señales para que las torres de control sepan cuál es la ruta, para poder descender en una pista clandestina en Bolivia, sin ser rastreados, y poder cargar la droga.

Por su parte, los peritos que participan en las investigaciones señalan que al ser una aeronave con una importante generación de potencia, un piloto experimentado podría hacerla aterrizar en un terreno alisado, sin necesidad de una pista asfaltada, como fue el caso donde se vio forzado a aterrizar en Quintana Roo.

Hasta el momento, el gobierno mexicano no ha hecho ninguna petición de información o solicitud de participación en las indagatorias a la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) de Argentina, pese a que el examen de la pericia sobre el GPS del avión, que está en poder de la Fiscalía General de México sería una pieza clave para determinar con exactitud la ruta que tomó la aeronave, sobre todo si existió alguna desviación en el plan de vuelo.

 

AVIÓN, SALIÓ DE COZUMEL

 

La aeronave estuvo varias horas en la Provincia de Salta, Argentina, antes de ser interceptada por el Ejército Mexicano.

Aldo López Matienzo y Miguel Ángel Blázquez Vallejos, piloto y copiloto detenidos, de aerolínea Amazonas y Aerolínea Boliviana de Aviación.

El avión Gulfstream Aerospace G-1159ª, camuflado como “taxi aéreo”, partió primero de México (Cozumel)  a la Provincia de Salta, en Argentina, y después regresó a nuestro país con más de 900 kilos de cocaína que tenía como destino el lugar donde inició la ruta, Cozumel.

La aeronave fue interceptada y obligada a descender en Mahahual, Quintana Roo, donde fueron detenidos y asegurados.

 

INTERCEPTADA POR EL EJÉRCITO MEXICANO

 

Al ser interceptada la nave en suelo mexicano, el Ejército detuvo al piloto y copiloto, respectivamente, de origen boliviano.

De acuerdo a las primeras investigaciones ambos pilotos profesionales operan en la Ciudad de Santa Cruz, donde prestaban sus servicios a dos importantes líneas aéreas de Bolivia.

Migué Ángel, pertenece a la tripulación de la aereolínea Amazonas, mientras que su copiloto Aldo, forma parte de las planillas de la aerolínea Boliviana de Aviación.

 

Anuncios

Dejar respuesta