*Autoridades beliceñas lograron interceptar una avioneta que contenía 70 paquetes de cocaína

STAFF SOL QUINTANA ROO

Belice.- Autoridades beliceñas dieron un nuevo golpe al narcotráfico al interceptar una avioneta en la carretera que conlleva a la costa Este del país.

De acuerdo con los primeras investigaciones, la aeronave cargaba consigo 70 paquetes con cocaína, al parecer procedente de Sudamérica.

Se trata de un jet, Gulfstream G2 sin asientos y con 70 paquetes de lo que parece ser cocaína base.

QUINTANA ROO, CAMPECHE Y BELICE: NARCOAERÓDROMO Y CEMENTERIO DE NARCOAVIONETAS

*Bacalar, Calakmul y Blue Creek: plagadas de narcopistas

*Tráfico aéreo de drogas se incrementó este año en más de un 70%

*Al menos 30 narcovuelos al mes con toneladas de droga

*Avionetas siniestradas abandonadas con turbosina, droga y dinero

* “El Chapo” operaba en Belice con avionetas y un narcotúnel

La frontera con México y Belice, hasta los límites de Quintana Roo y las colindanias con el estado de Campeche, está convertida en un gigantesco cementerio de narcoavionetas, cargadas con droga, turbosina o dinero, que terminan siendo abandonadas bien porque se accidentaron, sufrieron alguna descompostura, tuvieron un aterrizaje forzado o se ven obligados a dejarlas al ser descubiertos por las autoridades.

Conforme a estadísticas de la Subprocuraduría Especial de Investigaciones en Delincuencia Organizada (SEIDO), de la Fiscalía General de la República, en lo que va de este año el tráfico aéreo de  drogas, procedente de Sudamérica, se ha incrementado en no menos un 70 por ciento.

El ingreso de droga a nuestro país por la frontera sur, según reportes de inteligencia, data al menos de hace un cuarto de siglo, cuando arribó a la gubernatura de Quintana Roo, Mario Ernesto Villanueva Madrid, en 1993, e igual que ahora, la vía preferida por el narcotráfico, era la aérea combinada con la marítima y la terrestre.

Las avionetas, que volaban (y vuelan) por lo bajo para evitar los radares, descargaban la droga arrojando los paquetes desde el aire a laguna de Bacalar y entonces una “nube de pateros” se lanzaba a las aguas para rescatarlos de inmediato, trasladarlos en lanchas rápidas hasta la costa y de ahí proseguir con la ruta a través de vehículos terrestres.

En los 25 años transcurridos, conforme a trabajos de inteligencia, el trasiego de droga ha aumentado desproporcionadamente, pues el tráfico aéreo se ha intensificado, ya que no solamente avionetas con 300 kilos de droga surcan los cielos beliceños y mexicanos llevando hasta tonelada y media de cocaína.

Conservadoramente, las autoridades antidrogas estiman que mensualmente se observan al menos 30 vuelos de aparatos, de tal manera que de enero a la fecha han sido detectados, más no interceptados, más de 100 vuelos con cargas de droga que llevan al sur de Quintana Roo y hasta la zona limítrofe con Campeche.

En dicho punto y en la franja fronteriza con Belice, que cuentan con narcopistas clandestinas y hasta narcoaeródromos habilitados en lagunas secas, se han registrado numerosos percances relacionados con avionetas y narcoaviones, en los que han localizado grandes cargamentos de droga.

Anuncios

Dejar respuesta